Kill Bill, Guantánamo y la gerente hospitalaria que quería quitar teléfonos

Han causado estupefacción, ira y bochorno las palabras de Dolores Rubio, gerente del Hospital de Alcalá de Henares, que proponía quitar los teléfonos móviles a enfermos de Covid para que no pudiesen hablar con sus familias y fuesen más fácilmente convencibles de lo bien que se está en el hospital Zendal, con sus espacios diáfanos y sus retretes también abiertos de par en par, como en la antigua mili. La gente, en Madrid, no quiere ir al Zendal y esa gerente (buena amiga y colaboradora de Cospedal cuando era presidenta castellanomanchega) tiene la solución: castigar a los enfermos con el aislamiento total y que así puedan ser trasladados a donde fuere. La frase es la siguiente: "¿Por qué tienen que tener un móvil? ¿Por qué tienen que llamar a la familia?". Añadía que podía avisarse a la familia ya con el enfermo o enferma en la ambulancia camino del Zendal y allá penas.

La parrafada hecha pública por la Cadena SER da verdadero pánico. Y, claro, los memes no se han hecho esperar.

Lo primero ha sido evocar a la enfermera sádica de Kill Bill, con quien (a juicio de tuiteros y tuiteras) Dolores Rubio comparte same energy.

Pero no sólo eso.

Al certero César Rendueles (lean, si no lo han hecho, su librosContra la igualdad de oportunidades) las técnicas de la gerente del hospital de Alcalá de Henares le han recordado a los métodos empleados con los presos de Guantánamo. Y no es para menos.

Bromas para mitigar el miedo y asco que provocan unas declaraciones que poco tienen que ver con la piedad y la empatía que habrían de guiar a quien dirige un hospital en medio de una devastadora pandemia.

Claro que en respuesta a las críticas por esas declaraciones de su gerente hospitalaria, Díaz Ayuso acusó al personal sanitario del Zendal de robar papel higiénico y cortar cables. Livin' la vida loca en Madrid. Y este viernes ya se podrán sentar hasta seis personas en las terrazas madrileñas, cosa que alegrará a las masas juveniles de franceses que se han venido a disfrutar de la juerga porque en su país les han cerrado los bares. Madrid, bar de copas de toda Europa. Y ya saben, si van al hospital de Alcalá, guárdense el teléfono en algún orificio de su cuerpo no vaya a ser que se lo requise doña Dolores Rubio.

ADEMÁS: La serie de hospital que recomienda el Vicepresidente

 

Ver resumen Ocultar resumen

A raíz de uno de los últimos fichajes

Ver resumen Ocultar resumen

Muchos rostros conocidos dan su último adiós al actor

Páginas