Karlos Arguiñano se disculpa por su chiste

No han pasado ni 24 horas del patinazo sideral de Karlos Arguiñano en 'El Hormiguero' y el chef ya ha reaccionado, pidiendo perdón en su programa.

Si alguien no sabe de la polémica, el cocinero entró por teléfono al programa para saludar a Ricardo y Chino Darín y acabó contando un chiste de argentinas y violaciones. Además de lo inapropiado de la broma, coincidió que este 25 de noviembre era el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Todo mal. 

ADEMÁS: El intolerable chiste de Arguiñano en 'El Hormiguero' sobre una violación

Eso sí, en cuanto ha tenido ocasión. Karlos Arguiñano ha tomado las riendas de la situación y se ha disculpado ante la audiencia. 

Lo ha hecho antes de comenzar el programa 'Cocina Abierta con Karlos Arguiñano' de este martes. Ha sido un mensaje sincero, directo y sin rodeos. Una disculpa canónica que ha resultado de lo más efectiva. 

ADEMÁS: Chimo Bayo contraataca una broma gloriosa con otra más gloriosa

"Antes de empezar, quiero pedir disculpas. Ayer entré en directo en 'El Hormiguero' y conté un chiste que jamás tuve que contar. Quiero pedir perdón a todo el mundo. Estoy pasando un mal día. Me colé. Fueron 15 segundos que me han destrozado, pero la vida continúa y tengo que seguir. Perdón de verdad" 

Arrepentidos los quiere Atresmedia. El gambazo fue de dimensiones astronómicas pero la rápida reacción le honra.

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Las comparaciones son odiosas. 

Pero en este caso, vamos a comparar a Cristiano Ronaldo con Iker Casillas. 

Ver resumen Ocultar resumen

Que París ardiera fue aliciente (y no menor) a la hora de constituir Mayo del 68 como mitología en la que el fervor revolucionario podía combinarse con unas gotas de Chanel nº5. Las imágenes de aquellos días hicieron unas fotografías extraordinarias gracias a las barricadas que se ubicaron en los bulevares parisinos. Y así hasta hoy. Es decir, que una barricada ardiendo resulta un icono con fortísima potencia y pone a Ferreras o Vicente Vallés (incluso a Pablo Motos) en posición de firmes, con la bayoneta calada. Lógicamente.

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Páginas