Juan Diego Botto e Ismael Serrano también responden a Cayetana Álvarez de Toledo

Referirse a Pablo Iglesias como "hijo de terrorista" ha reportado a Cayetana Álvarez de Toledo numerosas respuestas (y también aplausos de la facción ultra que hay -muy activa- en redes sociales) y entre dichas réplicas no han faltado la de dos artistas que no suelen morderse la lengua. Hablamos del actor Juan Diego Botto y del cantautor Ismael Serrano.

"Hijo de terrorista" le ha soltado la diputada del PP y marquesa al vicepresidente en el Congreso porque el padre de Pablo Iglesias tuvo vínculos con el FRAP, grupo antifranquista que llevó a cabo acciones armadas.

Juan Diego Botto ha sido contundente y ha explicado lo que, a su juicio, subyace en las palabras de Cayetana Álvarez de Toledo.

Atención.

Efectivamente. Es como si en Francia se acusase a un miembro de la Resistencia de terrorismo por haber luchado contra los nazis. Más o menos. Pero España es diferente.

Ismael Serrano también ha mostrado su indignación con las palabras de la diputada del PP.

Terroristas cuando Franco eran también la gente de Comisiones Obreras y del Partido Comunista. Subversivos. A ver si resulta que se les encarcelaba con razón.

Y aprovechando la extrema violencia del ataque de Cayetana Álvarez de Toledo a Pablo Iglesias ha habido quien se ha dirigido a Iñaki Gabilondo, quien en su monólogo matinal ha hecho un "todos los políticos son iguales" provocando la irritación de quienes piensan que para tal equidistancia ya están Santiago Segura y Pablo Motos.

Bueno, respetemos a Iñaki Gabilondo porque hasta el mejor maestro echa un borrón y, además, su sabiduría nos dará mejores momentos. Un poco de paciencia. Y sobre las palabras de Cayetana Álvarez de Toledo ¿qué decir? Asco.

ADEMÁS: ¿Son estas las peores películas del catálogo de Netflix?

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Resulta habitual que a una mujer célebre se le pretenda refutar apelando a los años que ha cumplido. "Usted es una vieja" quiere ser un insulto fulminante cuando, en realidad, retrata más bien la idiotez de quien echa mano de ese tipo de expresiones. También se dirige esa refutación boba hacia algunos hombres pero, sobre todo, el mecanismo se usa para atacar a mujeres que tienen la osadía de opinar o de exhibirse como les da la real gana.

Páginas