José Manuel Soto recuerda un franquismo en el que los niños eran felices (y le llueven las críticas)

No es sospechoso José Manuel Soto de ser una persona progresista. Todo lo contrario, él es de tradiciones (véase aquí su aguerrida defensa de la tauromaquia) y de añorar tiempos pasados (quizás por ello pensar en él es pensar en los temas Déjate querer o Por ella, con los que triunfó a finales de los ochenta y principios de los noventa).

Y si recientemente levantaba ampollas con el videoclip de su último ¿éxito?, Soy español (una especie de orgía españolista bañada de vino y jamón serrano), ahora ha vuelto a liarla mostrando su visión del franquismo, una época en la que, en sus palabras, España era un país sencillo y feliz. Y llega justo en mitad del debate sobre la exhumación propuesta por el PSOE de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Muy oportuno. Pero lean ustedes mismos:

En mitad de su alegato, José Manuel Soto llega a plantearse incluso si la llegada de la democracia supuso la llegada de la felicidad.

Las respuestas a tan sincera y polémica declaración no tardaban en llegar, generando un hilo en el que, como era de esperar, la tónica general es la incredibilidad de los tuiteros.

José Manuel Soto ha vuelto a darle a sus haters otro domingo de gloria.

ADEMÁS: El tuit de José Manuel Soto sobre el Aquarius que (tal vez) no te esperabas

Fotos: Gtres y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando un grupo pop se convierte en bandera de cierta clase social o segmento ideológico no hay manera ya de hacer un juicio serio sobre sus canciones. Sucede con Bertín Osborne (¿recuerda alguien cuando Amor mediterráneo sonaba en Los40) y con el Miguel Bosé de la plandemia y, claro, con Taburete.

Ver resumen Ocultar resumen

Que el humor tiene un fondo trágico no resulta ninguna novedad. Todos los grandes de la comedia lo han sabido. Lo sabe Ignatius Farray y lo expresa en sus memorias Vive como un mendigo, baila como un rey. En ese libro menciona (claro) a Richard Pryor, cuya terrible infancia y juventud cocieron a fuego lento un talento humorístico sin precedentes. Y, sin embargo, aquel cómico afroamericano de éxito, que coleccionaba éxitos de taquilla junto a Gene Wilder en la década de los 80, fue un hombre atormentado.

Ver resumen Ocultar resumen

Cosas divertidas que discurren por Twitter bajo el torrente de puñetazos, mal rollo e insultos coloreados en que se ha convertido esta red social. Gracias a @dromuz por descubrirnos cómo sería nuestra clase política si se fundieran sus rostros.

Por ejemplo, arriba lo vemos parcialmente, Pedro Sánchez y Zapatero.

Dos presidentes unidos fisonómicamente y un resultado inquietante.

Como inquietantes son la mayor parte de los resultados.

Véase el hilo.

Páginas