Joaquín Reyes se transforma en Corinna Larsen

Ha tardado. Por el motivo que sea. Pero aquí está. 

Joaquín Reyes se ha metido en la piel de Corinna Larsen y ha regalado al mundo otra joya de sus Zanguangos de El Intermedio. 

Una Corinna Larsen que se presenta como "Alteza serenísima, princesa, empresaria, comisionista, amiga entrañable y el primer personaje que aparece en el ¡Hola!, capaz de desestabilizar a la monarquía. A la monarquía que el rey ya se desestabiliza él solo"

Con un parecido más razonable del que cabría esperar, la Corinna chanante se muestra sorprendida por "La que se montó por unos milloncejos de nada. Vale que son 65 millones de euros pero qué esperabais si es el rey, una bufanda, una colonia y un cojín con la cara estampado de los dos. Que por cierto, también lo tengo"

ADEMÁS: El peor momento de Felipe VI

A lo largo de casi siete minutos de presentación, Corinna repasa algunos de sus pasajes con Juan Carlos I, como por ejemplo, el viaje a Bostwana. "Un auténtico coñazo. Yo me habría marchado nada más llegar, pero bueno, el safari ya lo habíamos pagado. Bueno, lo había pagado él. Bueno, lo habíais pagado todos los españoles"

¿Y qué hizo para matar el aburrimiento, mientras otros hacían lo propio con animales? "Me inventé una canción. Un elefante agonizaba en la selva de Bostwana, y como veía que no se moría fue a rematarlo el Rey Juan Carlos"

Obviamente, ahora que la relación se ha enfriado, la Corinna chanante se cuestiona la actual realidad de Juan Carlos I. "Yo no sé qué le ha dado a este hombre con exiliarse a Abu Dhabi, si se tenía que haber exiliado a Casa Lucio. Que yo le decía que con él no iban a acabar los republicanos, sino los trigliceridos"

Fotos y vídeo: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido, por obra y gracia de la victoria de Joe Biden, en instantánea estrella de la televisión. Siempre con su chimenea detrás, corresponsal en EE.UU. desde un cálido interior, cambio de paradigma tras años de reporteros que pasaban frío emitiendo sus crónicas desde Times Square o una ventana con vistas a los rascacielos o una azotea con vista parcial del skyline neoyorquino.

Ver resumen Ocultar resumen

Con la inestimable colaboración de Maurg1

Páginas