Joaquín Prat contesta a quienes diferencian entre los ERE y la Gurtel

Naturalmente que nos hallamos ante casos diferentes, admite Joaquín Prat, pero ambos tienen en común algo muy simple. "¡Son corrupción!" ha clamado el presentador en el plató de El programa de Ana Rosa. Corrupciones de diferente tipo pero corrupciones al fin y al cabo. No es dado Joaquín Prat a meterse en política pero cuando quiere opina rotundamente. E, incluso, contradice agriamente a su jefa, Ana Rosa (véase aquí).

El caso es que Joaquín Prat ha hablado alto y claro.

Tenía que explicar las diferencias entre lo sucedido con los ERE en Andalucía y la red de corrupción del PP a la que la policía denominó Gurtel y lo hizo. Pero previamente introdujo un pequeño editorial.

Pinchen en la imagen si quieren verlo.

la-reflexion-de-joaquin-prat-pinchando-aqui

Pues eso.

Que a Joaquín Prat no le convence lo de hacer distingos entre unas corrupciones y otras. Aunque también es verdad que hay que analizar las cosas con finura y no es lo mismo llenarse los bolsillos ilegalmente para comprarse un chaletazo en Baqueira (Bárcenas) que hacer la vista gorda para que se repartieran millones en prejubilaciones y ayudas a empresas en quiebra (Griñán y Chaves). Ambas actuaciones, en todo caso, son rechazables porque a los trabajadores hay que ayudarles con la ley en la mano y no repartiendo dinerete al libre albedrío del gobernante. Bueno, dejemos este debate a los finos analistas de Al rojo vivo y, simplemente, recordar que Joaquín Prat ha editorializado y está en su perfecto derecho.

Por cierto que, tal y como le ha recordado Ana Rosa Quintana, Joaquín Prat está a punto de partir hacia Cuatro al día con el objetivo de reflotar el programa de sobremesa que languidece en la cadena secundaria de Mediaset. ¿Lo conseguirá? Parece tarea difícil pero, la verdad, Joaquín Prat es un tipo bragado y eficacísimo como comunicador. Qué Dios reparta suerte.

ADEMÁS: Así comenzó Cuatro

Fotos: Gtres, Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Una vez más, y ya son unas cuantas, los periodistas, meros transmisores de la realidad, sufren los atropellos de unos cuantos energúmenos. 

En este caso, ha sido un equipo de Cuatro al Día, encabezado por Rocío Cano, el que ha sido agredido en su visita a Lleida. Una ciudad que vuelve a estra confinada, por culpa de un rebrote que afecta ya a 1.715 personas y que tiene a los vecinos más nerviosos que en la anterior cuarentena. 

Páginas