Jeff Bridges, biografía de un veterano de Hollywood

Ha anunciado esta semana que tiene cáncer. Pero la moral la conserva alta, intacta, como alguno de esos viejos vaqueros (Valor de ley, Comanchería) que ha interpretado a lo largo de su carrera. Es Jeff Bridges, un veterano majestuoso.

Padece un linfoma.

Lo anunció aludiendo a su personaje en El gran Lebowski (The Dude, El Notas).

Y aprovechó (en tan delicado momento personal) para animar a los estadounidenses al voto. Genio y figura.

"Como diría El Notas... una nueva m**rda ha salido a la luz. Me han diagnosticado linfoma. Aunque es una enfermedad grave, me siento afortunado de tener un gran equipo de médicos a mi lado y el pronóstico es bueno. Estoy comenzando el tratamiento y os mantedré informados sobre mi recuperación". "Estoy profundamente agradecido por el amor y el apoyo de mi familia y amigos. Gracias por vuestras oraciones y buenos deseos. Y ya que tengo vuestra atención, por favor recordad ir a votar. Estamos todos juntos en esto. Con cariño, Jeff".

Es un capítulo más en la larga trayectoria de Jeffrey Leon Bridges, veterano de Hollywood nacido en familia hollywoodiense el 4 de diciembre de 1949, en Los Ángeles, California (Estados Unidos). Hijo del actor Lloyd Bridges (Solo ante el peligro, Aterriza como puedasy de la actriz Dorothy Dean Simpson, Jeff tiene tres hermanos. El mayor, Beau, también es actor, y han trabajado juntos (Los fabulosos Baker Boys). La pequeña de los tres se llama Cindy. Y el cuarto, Gary, falleció. Sus padrinos fueron Betty Garret (Todo en familia) y Larry Parks (El hombre inolvidable).

Tuvo su primer papel a los seis meses de edad, e influido por su padre estudió interpretación en Nueva York con Herbert Berghof, debutando oficialmente en 1969 en una película producida para televisión (Silent night, lonely night). Aunque ya había intervenido en otras películas junto a su madre y su hermano (Libertad bajo palabra) y en series protagonizadas por su padre (Sea Hunt, The Loner), había sido sin acreditar.

Su primera película para la gran pantalla, Odio en las aulas, dirigida por Paul Bogart, se estrenó en 1970. Un año después, Peter Bodgdanovich le incluyó en el elenco de La última película, con la que obtuvo una nominación al Óscar a mejor actor de reparto. Jeff Bridges es una joven promesa del cine a los 23 años.

En 1972 trabajó con John Huston en Fat City (Ciudad dorada), donde conoció a la actriz y modelo Candy Clark, quien se convertiría en su pareja, aunque por poco tiempo. Tras su ruptura, Jeff inició una relación con Valerie Perrine, compañera de reparto en El último héroe americano (1973). 

En 1975 llegaría su segunda nominación en los Óscar, también a mejor actor de reparto, esta vez por Un botín de 500 000 dólares (1974), de Michael Cimino, en la que trabajó junto a Clint Eastwood en un registro dramático.

Dos años después, en 1977, se casó con la fotógrafa Susan Geston, su actual mujer y con quien tiene tres hijas (Isabelle Annie, Jessica Lily y Hayley Roselouise). El matrimonio se conoció en el rodaje de Rancho Deluxe (1975), y el actor reveló que en un principio ella le rechazó. Después de 43 años juntos, es historia.

Durante la segunda mitad de los años 70, Jeff participó en algún que otro título taquillero como King Kong (1976), junto a Jessica Lange, o la pionera Tron (1982), pero por lo general su carrera atravesó una etapa en la que no tuvo el éxito esperado.

Ese estancamiento acabó en 1984 con el estreno de Contra todo riesgo Starman, que ganaron el favor de la crítica especializada y el público. Y gracias a la última, consiguió su primera nominación al Óscar como actor principal, aunque tampoco lo ganó.

Posteriormente, añadió a su (ya amplio) currículum títulos como Morir mil veces (1986), Nadine (1987), coprotagonizada por Kim Basinger, Un hombre y su sueño (1988) de Francis Ford Coppola o Los fabulosos Baker Boys (1989), una de sus películas más populares, junto a Michelle Pfeiffer y su hermano. También protagonizó Texasville (1990), El rey pescador (1991) con Robin Williams, Sin miedo a la vida (1993) y, finalizando la década de los 90 por todo lo alto, El gran Lebowski (1998). Esta última, de los hermanos Cohen, fue un fracaso en taquilla después reivindicado como cine de culto, y actualmente es una de sus películas más conocidas.

En los 2000, Jeff volvió a estar nominado al Óscar por mejor actor de reparto, gracias a su actuación en The Contender. Además, trabajó en Seabiscuit (Más allá de la leyenda) (2003) junto a Tobey Maguire y Chris Cooper, Una mujer difícil (2004), donde volvió a compartir pantalla con Kim Basinger, y en Iron Man (2008) entre otras.

En 2010, nada más y nada menos que 39 años después de su primera nominación, ganó el Óscar a mejor actor por Corazón rebelde (2009), por la que recibió también un Globo de Oro. Después volvió a colarse en la lista de nominados de los Óscar otras dos veces más: la primera por su papel en Valor de ley (2010), western de los hermanos Cohen, y la segunda por Comanchería, en 2016.

Además, Jeff fue galardonado en la 76ª edición de los Globos de Oro con el premio Cecil B. DeMille 2019, celebrando su trayectoria cinematográfica, que abarca más de seis décadas y numerosos géneros, y sus logros filantrópicos.

Jeff Bridges, músico, productor, fotógrafo, dibujante, narrador, viticultor y activista además de actor, de religión budista como dato curioso, es una personalidad como pocas otras.

MYRIAM MARTÍNEZ

ADEMÁS: 10 pelis de los 80 que la juventud actual debería ver

Fotos. Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Bombazo inesperado para acabar el año

Ver resumen Ocultar resumen

Alerta spoiler: no son nada baratas. 

The Mandalorian está consiguiendo restaurar la confianza de los fans en la saga Star Wars. Una serie de calidad, con un presupuesto inimaginable y un reparto sensacional, cuya segunda temporada está actualmente en emisión. 

Obviamente, para sufragar ese presupuesto demencial, hay que recaudar fondos y en eso Disney no tiene rival. 

Páginas