Iker se ha comprado un coche fantástico

Las comparaciones son odiosas. 

Pero en este caso, vamos a comparar a Cristiano Ronaldo con Iker Casillas. 

El astro portugués se compraba, hace tan sólo unos días, un Bugatti de 8 millones de euros que no le darán hasta dentro de dos años. Mirando al futuro. Mientras, el ex portero del Real Madrid ha mirado al pasado, en concreto a los 80, para robarle el coche al legendario Michael Knight. 

ADEMÁS: Deportistas multimillonarios que acabaron en la ruina

Sí, Iker Casillas se ha comprado a KITT, el Coche Fantástico que tan buenos momentos hizo pasar a la generación boomer, tan denostada en Twitter. 

Sí, vale que no es el auténtico KITT, sino una réplica. Básicamente, porque el Pontiac Trans Am no tiene permiso para circular por nuestro país. De hecho, quien recuerde el auténtico KITT, sabrá que su volante no era redondo, sino rectangular y no asomaba por encima del salpicadero. 

"Aquellas series con las que crecimos. Llegaron los 80 y, tanto El Equipo A y El Coche Fantástico, eran serie seguidsa por miles y miles de españoles. Quién no ha dicho la famosa frase, cogiendo muñeca en vilo y hablando al reloj: Kitt, te necesito!", ha comentado el ex portero en Instagram. 

ADEMÁS: ¿Por qué se separaron 'Martes y 13'?

Razón no le falta. Comprarte el Coche Fantástico es de ser un flipado. Dicho lo cual, cualquiera desearía tenerlo, aunque habría que echarle valor para lucirlo. 

Sea como sea, y volviendo a la comparación, donde esté Iker y Kitt, que se quiten CR y Bugatti. De hecho, no hay más que comparar la sonrisa de Iker con la de CR luciendo cualquiera de sus tropecientos mil coches. La cara de Iker es la cara de un niño pequeño que va por primera vez a la feria. Y eso no se paga con 8 millones de euros. Casi nunca

Ahora, para nostalgia, el chándal Kelme que lleva Iker en la foto superior... Impagable. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid con un adoquín en la mano ha dado lugar a memes y comentarios de toda clase y condición. Naturalmente, se ha señalado el copyright de tan ostentoso gesto político: el gran Albert Rivera, que antes de llevar a su partido a la ruinita salió con un pedrusco en la mano para agitar las aguas de un debate entre candidatos que le miraron entre la perplejidad y el cachondeo.

Ver resumen Ocultar resumen

Y no sólo a Toni Cantó. La derecha patria estaba en Twitter exultante porque en el programa más visto de Antena 3, un espacio infantil en el que primero se opina de políitca y luego hay experimentos del QUIMICEFA, Carlos Alsina disparó crítica tras crítica contra Pablo Iglesias. 

Pero a lo que vamos.

Fue a divertirse a El Hormiguero el mismísimo Carlos Alsina.

Y Pablo Motos, como quien no quiere la cosa, le dio carrete para que pusiese a caldo a Podemos.

Lo previsible. Toni Cantó disfrutó como un niño con la velada.

Páginas