Habeas Corpus en versión Star Wars

La secuencia Habeas Corpus es de lo mejor que se ha vitalizado esta semana. Ciudadana contra agente del orden por su derecho a ir sin mascarilla, confrontación verbal entre ambas partes y, al final, la ciudadana que sale por peteneras repitiendo como una letanía “Habeas Corpus ¡ya!”. Casi está a la altura del famoso “Queremos ir a misa”.

¿No lo han visto ustedes?

Eso no puede ser.

En todo caso, tiene remedio.

Ahí va.

Y ahora la magia de las redes sociales.

La versión de este momento cómico de nuestra actualidad pasada a Star Wars. Con la princesa Leia y el magnífico Peter Cushing, aquel señor que se pasó años persiguiendo vampiros y luego salió en La guerra de las galaxias de cuando al principio de todo.

Resulta estimulante este tipo de bromas, la verdad. Un buen doblaje (como sabía la gente de El Informal -¿alguien se acuerda?-) tiene muchísimas posibilidades.

Y siempre es magnífico volver a disfrutar de Leia Organa, esa Carrie Fisher que varias generaciones guardan en su corazoncito, caramba.

Star Wars no se acaba nunca, es como el París de Hemingway. O quizás sí. ¿Habrá generaciones futuras que no sepan de Star Wars? ¿Todo se perderá como lágrimas en la lluvia?

Esperemos que no.

Y que continúen las parodias floreciendo en redes sociales y robándonos una sonrisa, que ya está bien de tanta acritud en Twitter y de tanta ñoñería en Instagram. Luego está Tik Tok. Pero de eso hablaremos otro día. 

Aprovechamos también para recuperar otro Habeas Corpus, nombre de una banda que toda persona humana debería conocer.

Unas cosas llevan a otras y claro.

Seguiremos informando.

ADEMÁS: 40 películas que no deberías ver

Ver resumen Ocultar resumen

Flexiones a una mano incluidas

Ver resumen Ocultar resumen

Ha anunciado esta semana que tiene cáncer. Pero la moral la conserva alta, intacta, como alguno de esos viejos vaqueros (Valor de ley, Comanchería) que ha interpretado a lo largo de su carrera. Es Jeff Bridges, un veterano majestuoso.

Padece un linfoma.

Lo anunció aludiendo a su personaje en El gran Lebowski (The Dude, El Notas).

Y aprovechó (en tan delicado momento personal) para animar a los estadounidenses al voto. Genio y figura.

Páginas