Francisco Umbral, anatomía de un dandy: documental del escritor extinto

Releer a Francisco Umbral es (¡ay!) llorar porque su prosa deslumbrante, a veces, no logra encubrir el follaje machista, homófobo y cruel que abunda en sus textos. Perduran, no obstante, obras que todavía pueden revisitarse y disfrutarse total o parcialmente y donde refulge su talento poético: Mortal y rosa, Las giganteas, Leyenda del César Visionario, La noche que llegué al Café Gijón.

Umbralianos ha habido legión en las letras periodísticas españolas y su influencia ha sido altamente perniciosa más de una vez. No se puede escribir como Umbral, desengáñese. Ni resulta necesario. Tampoco es fácil insultar con la inventiva brutal de Francisco Umbral y los imitadores acaban garabateando procacidades sonrojantes y no es eso, no es eso.

Pero a lo que vamos.

Se estrena Francisco Umbral, anatomía de un dandy, documental de Charlie Arnaiz y Alberto Ortega en el que hablan Jabois, Sánchez Dragó, Rosa Montero, María España (su viuda) y el propio escritor en grabaciones dispersas de distintas épocas.

También sale (claro) el episodio con Mercedes Milá por el que tantas personas conocen al literato de las gruesas gafas, la media melena y la bufanda.

Hoy nadie lee a Umbral, es un escritor extinto cuyos libros están en la Cuesta de Moyano bajo las hojas caídas del otoño. Lo cual seguramente no le hubiera molestado. Dice Umbral en el documental que él no es bueno en el machadiano sentido de la palabra y hay quien corrobora que no era buena persona. Era un gran escritor de artículos. Con sus sombras, desde luego. Larguísimas sombras.

Como complemento de este documental, recomendamos Francisco Umbral: el frío de una vida, biografía escrita por Anna Caballé y cuya tesis es que el carácter del literato se basó en el miedo, un profundo miedo que venía de su infancia y del paisaje inhóspito del franquismo feroz.

El libro de Anna Caballé también ha de buscarse en la Cuesta de Moyano u otros establecimientos de viejo, al lado de los best-sellers pretéritos de Harold Robbins que tanto gustaron.

Y el documental Francisco Umbral, anatomía de un dandy se estrenó en el Festival de Cine de Valladolid y también hay que rastrear su presencia con brújula pero prestaremos atención para verlo y a ver qué nos parece.

DANIEL SERRANO

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

No tiene por qué cumplirse lo que dictan las fantasías cinematográficas futuristas y la mejor prueba es que, a día de hoy, no nos desplazamos en autos voladores ni utilizamos el láser más allá de la depilación -pregunten a Jorge Javier-) como herramienta de defensa personal.

Pero ojo con 2021, no desbordemos nuestro optimismo, ya que hay una película icónica que anunció este año como el del Apocalipsis en el que el mundo volvía a ser territorio salvaje.

Ver resumen Ocultar resumen

Fue Contagio (dirigida por Steven Soderbergh) una película estimable que, sin embargo, no obtuvo el favor del público. Se estrenó en 2011 y fue un fracaso de taquilla. Quizá porque a nadie le gusta que le den malas noticias del futuro con tal grado de deprimente detalle. Y es que Contagio (lo sabrán) anticipó el modo en que esta pandemia nos ha crujido. Durante la pavorosa primera ola tuvo Contagio un enorme éxito en Netflix. Es raro pero sí, vivíamos una especie de distopia y en las plataformas de streaming lo más visto era lo distópico.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de este 2020 ha sido atípico y distópico y las salas de cine han permanecido vacías casi todo el rato. No podía ser menos con una pandemia devastadora asolándonos. Sin embargo, cuando se abrieron los cines ahí estaba Santiago Segura estrenando una comedia familiar. Y las familias fueron a los multicines y premiaron la osadía del que fuera Torrente y ahora hace cine para todos los públicos.

Páginas