El vídeo de Fran Rivera, al grito de "¡Viva España!" en un bar franquista de Ávila

Se llama Casa Eladio y está en Ávila. Inundado de banderas franquistas, simbología fascista y platos con nombres como 'Bacalao, Grande y Libre de cebolla', éste es un restaurante situado al margen de la Ley de Memoria Histórica.

Lugar de peregrinaje para aquellos que recuerdan con nostalgia los años del dictador Francisco Franco y, desde el pasado 5 de diciembre, de uno de los nombres propios de la actualidad nacional: Francisco Rivera Ordóñez.

Hijo de torero (del desaparecido Paquirri) y de Carmina Ordóñez, el ahora colaborador de Espejo Público (Antena 3) acudía junto a su mujer, Lourdes Montes, y otros amigos al local franquista.

Lo hacía Fran Rivera mostrando su hazaña a través de un vídeo que era compartido hace tan solo unos días por un tuitero (@Assisiensis) y sonriendo ante la cámara al grito de "¡Arriba España!". He aquí el vídeo que lo demuestra.

"Bueno, queridos", dice el torero en el vídeo, "imposible no entrar aquí y acordarme de todos vosotros. Toros, España, ¡Viva España!, Casa Eladio, en Ávila, una maravilla. ¡Viva España! Anda que no..." Y todo eso, con el pulgar hacia arriba.

Críticas en las redes sociales

Visita documentada, en fotos, por el propio local de Ávila (la imagen cirula por las redes sociales pero ha sido borrada de la página de Facebook de Casa Eladio):

fran-rivera-en-casa-eladio

ADEMÁS: El tremendo zasca de Anna (Simón) a Fran Rivera

Que ha generado todo tipo de críticas en las redes sociales. He aquí unas cuantas:

ADEMÁS: Fran Rivera, insultante tras la noche electoral en Andalucía

Fotos y Vídeo: Twitter, Facebook y Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Sorprendente presencia en 'Sálvame Deluxe'

Ver resumen Ocultar resumen

Ahikar Azcona no lo puede definir mejor: "Emosido engañado". 

Días después del paso de Filomena por España, todo el país parece haberse olvidado ya de la conspiración de todo un Gobierno para cubrir el territorio nacional al completo de... ¡plástico!

Lejos de lo que pueda parecer, la teoría que defiende que la nieve caída en los últimos días no es nieve, sino plástico tiene más defensores de los que cabría imaginar. 

Páginas