¿Es la saga 'Ocean's Eleven' una de las mejores de la historia?

Cuando alguien es cuestionado por las mejores sagas de la historia del cine, las primeras que suelen venir a la cabeza son El Señor de los Anillos, El Padrino, Harry Potter, incluso Fast & Furious tiene su público. 

Obviamente, son grandes sagas, multipremiadas e históricas en Hollywood. Ahora, hay una tetralogía que ha dominado la taquilla, la conversación y, sobre todo, ha mostrado los casinos como nunca antes los habíamos visto. Hablamos, como no, de la saga Ocean's Eleven. 

Pitt, Clooney y el Bellagio

Todo comienza con la reunión entre Rusty Ryan y Danny Ocean, es decir, Brad Pitt y George Clooney. Ahí surge la idea del robo simultáneo de tres casinos legendarios de Las Vegas: Bellagio, Mirage y MGM Grand. 160 millones de dólares en total. El resto es historia del cine. 

Hasta ese momento, los millones de espectadores que pensaban en un casino, lo veían como una oportunidad de hacerse oro pero por el método legal. Obviamente, nadie en su sano juicio va a planear un golpe similar al de los chicos de Danny Ocean, pero es una pasada ser testigo de excepción de cómo se planea, se ejecuta y se disfruta el botín conseguido. 

De hecho, tras ver a Clooney, Pitt y compañía asaltar la banca, a cualquiera le parece más asequible ganar dinero en un casino. Blackjack, Póker, tragaperras, juegos de ruleta para todos los niveles, si ellos han podido ganar a la banca, yo también puedo. Es más, tras el estreno de la primera entrega, se incrementaron de forma notable las visitas a los casinos asaltados

Pero volviendo a lo cinematográfico, ¿por qué nos atrevemos a defender la saga Ocean's Eleven como una de las mejores de la historia? Porque da lo esperado y mucho más. 

Para empezar, el reparto. 

Estamos hablando de una saga que en 2001, con su primera entrega, logró juntar un elenco por el que habrían suspirado los mismísimos Oscar. Brad Pitt, George Clooney, Julia Roberts, Casey Affleck, Matt Damon, Don Cheadle, Carl Reiner o Andy García tan sólo eran parte de este Dream Team de la actuación que disparó el hype a niveles insospechados. 

No sólo eran las estrellas que más brillaban en el Hollywood de principios de siglo, también eran grandes amigos que iban a hacer una película juntos. La química y el buen rollo estaban garantizados y eso, a la postre, se nota en el resultado. 

Un final memorable

Pero claro, además de juntarlos, había que dirigirlos. Ahí es donde entró Steven Soderbergh. Solvente como pocos, supo darle a la película el tono perfecto entre comedia y acción, para encaminar la historia a una traca final que supone el robo de los 160 millones de dólares del Bellagio, Mirage y MGM Grand.

De hecho, se puede decir, sin ningún tipo de rubor, que la resolución final del robo es uno de los mejores finales de una película de acción del siglo XXI. Una escena final que dejó tan buen sabor de boca que acabaría derivando en dos películas más. Eso y los 450 millones de dólares que recaudó en todo el mundo, tras costar 85 millones de dólares. 

Ocean's Twelve (2004) y Ocean's Thirteen (2007) llegarían con dos villanos a la altura de los protagonistas: Vincent Cassel y Al Pacino, es decir, André Ciment y Willy Bank. Astutos, despiadados y muy poderosos, su presencia es clave para mantener el nivel de interés en la trama de las dos entregas. 

Tanto es así que el público volvió a responder, dejando 362 y 311 millones de dólares de recaudación, respectivamente. 

Y cuando la trilogía de Danny Ocean parecía asentarse en la historia de Hollywood, Warner Bros decidió convertirla en tetralogía y demostrar que el formato sigue muy en forma. Ocean's Eight llegaría a los cines en 2018, con un reparto femenino absolutamente escandaloso. 

En esta ocasión fue Gary Ross quien tomó el relevo de Steven Soderbergh, quien ejerción de productor, junto a un George Clooney cuyo personaje se daba por muerto en la saga. Era su hermana, Debbie Ocean, quien encabezaría el robo de un collar de diamantes de Cartier, valorado en más de 100 millones de dólares

A Debbie Ocean le dio vida Sandra Bullock. Junto a la oscarizada actriz, más oscarizadas actrices como Cate Blanchett o Anne Hathaway, y para rematar, Sarah Paulson, Rihanna, Mindy Kalling, Helena Bonham Carter, Dakota Fanning o Awkwafina. 

Habían pasado 11 años desde el último golpe de un miembro de la familia Ocean pero el tiempo no afectó para nada sus habilidades. La cinta vuelve a dar un solvente entretenimiento, con esa dosis de humor que había imperado en las tres primeras entregas. 

La taquilla también respondió y la recaudación rozó los 300 millones de dólares, tras contar con un presupuesto de 70 millones, la más barata de las cuatro. 

Así las cosas, la pregunta es sencilla: ¿Es la saga Ocean's Eleven una de las mejores de la historia? La respuesta es un sí rotundo. 

Viva Las Vegas

Ver resumen Ocultar resumen

Flexiones a una mano incluidas

Ver resumen Ocultar resumen

Ha anunciado esta semana que tiene cáncer. Pero la moral la conserva alta, intacta, como alguno de esos viejos vaqueros (Valor de ley, Comanchería) que ha interpretado a lo largo de su carrera. Es Jeff Bridges, un veterano majestuoso.

Padece un linfoma.

Lo anunció aludiendo a su personaje en El gran Lebowski (The Dude, El Notas).

Y aprovechó (en tan delicado momento personal) para animar a los estadounidenses al voto. Genio y figura.

Páginas