¿Es buen momento para recordar cuando Joaquín Reyes fue Pérez-Reverte?

Corría el año 2009 y, por aquel entonces, España estaba en plena crisis económica, con la burbuja inmobiliaria recién explotada y con un panorama desolador que, 11 años más tarde, ha resultado ser peor todavía. 

Y a pesar de ello, no se perdía el buen humor, uno de los motivos de que esta crisis sea peor que la de entonces. 

Mucha culpa de ello tenían los chanantes y su legendario programa Muchachada Nui. Emitido en TVE, cuando en TVE había algo más que Masterchef en todas sus vertientes, era una cita obligada de fans de los cómicos. 

Pues bien, para cerrar su tercera temporada, Joaquín Reyes eligió a Arturo Pérez-Reverte como el famoso a imitar en sus ya míticos Celebrities. Su presentación, cinco minutos de comedia de culto instantáneos, han vuelto a ser actualidad recientemente. 

ADEMÁS: ¿Eres capaz de superar este test de cultural general?

El motivo ha sido la entrevista que el escritor concedió La Sexta Noche, en la que Arturo Pérez-Reverte fue más Arturo Pérez-Reverte que nunca. 

Que si "putiferios políticos", que si "analfabetos políticos", que si su jubilación como escritor anda cerca... Una entrevista hiperbólica para muchos espectadores que no dudaron en comparar al escritor en 2020 con su caricatura chanante de 2009.

ADEMÁS: Leyendas urbanas que todos nos creímos en los 90

Y claro, similitudes hay alguna. Sobre todo cuando el protgonista tiende a sentenciar en cada una de sus intervenciones, como hiciera Joaquín Reyes aquel 13 de mayo de 2009. 

Que si "hasta mi pashmira es viril", que si "me viene alguien a decirme que mire algo, yo ya lo sé". 

¿Si es momento para recuperar el Celebrities de Arturo Pérez-Reverte de 2009 y compararlo con la entrevista de Arturo Pérez-Reverte de 2020? Que cada cual juzgue por sí mismo.

Fotos y vídeos: RTVE y Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Mejor streamer del mundo en Esports Awards 2020

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido, por obra y gracia de la victoria de Joe Biden, en instantánea estrella de la televisión. Siempre con su chimenea detrás, corresponsal en EE.UU. desde un cálido interior, cambio de paradigma tras años de reporteros que pasaban frío emitiendo sus crónicas desde Times Square o una ventana con vistas a los rascacielos o una azotea con vista parcial del skyline neoyorquino.

Páginas