En defensa de Juan Camus

Agitemos la polémica. ¿Por qué Juan Camus se ha convertido en el pim pam pum de los medios? Él tiene gran parte de la culpa: le va la marcha, se mete en todos los charcos y en ZelebTV tuvimos el privilegio de ser de los primeros que el cantante bloqueó en Twitter (a causa de una mención bastante inocente, por cierto).

Y aquí, en este mismo lugar, se han escrito líneas tal vez críticas con Juan Camus y también, a veces, simplemente se ha hecho rechifla de sus maneras a ratos grandilocuentes y a ratos chanantes.

Pero ya está bien. Lo de Juan Camus está alcanzando cotas de linchamiento y resulta excesiva tal cosa.

juan-camus-muy-serio

Ahora investigan su vida en Londres y, sí, es probable que no todo lo que cuenta desde su perfil de Instagram sea totalmente cierto. Para vivir en un rascacielos con vistas a las luces de la ciudad del Támesis hay que ser multimillonario (es la ciudad más cara del mundo) y no parece creíble que Juan Camus lo sea vendiendo corbatas como las que les mostramos aquí (que son las de su tienda o tiendas).

las-corbatas-de-juan-camus

ADEMÁS: ¿Recuerdas a todos los ganadores de las distintas ediciones de OT? Haz memoría aquí.

Da igual: esa no es la cuestión. Juan Camus se ha convertido en un personaje entrañable, equiparable a ese bocazas y fanfarrón que hay en toda pandilla, al que se quiere pese a saber que más de la mitad de lo que cuenta son embustes o, como mínimo, exageraciones.

Juan Camus se merece respeto y se merece el mismo cariño que el resto de la tropa de OT1. Y, desde luego, no se merece los ataques de Alejandro Abad, un tipo que cree que por componer Que la detengan a David Civera el mundo debiera pisar el suelo por donde él pisa.

La megalomanía y ganas de figurar de Alejandro Abad han convertido a Juan Camus en un santo.

Pero vayamos por partes.

¿Juan Camus canta mal?

Bueno, eso resulta opinable. Lo cierto es que en el concierto de TVE donde se reencontraron los triunfitos iniciáticos ninguno de los convocados sonó especialmente bien.

Las deficiencias técnicas de la transmisión fueron tan relevantes que a ver quién es el guapo que juzga si Juan Camus y compañía cantaron razonablemente.

juan-camus-canta

ADEMÁS: Los mejores (y peores) looks de Chenoa de ayer a hoy

Hombre, es verdad que David Bisbal y Chenoa no desafinaban tanto.

Pero lo cierto es que ni Pavarotti hubiera salvado esa chapuza.

Y acerca del momento en que Juan Camus animaba al público a cantar y el público no se arrancaba, pues nada: gajes del oficio.

Subirse a un escenario tiene riesgos.

¿Es un loser?

Otra cosa que hace mucha gracia a todo el mundo es colocar a Juan Camus el sambenito de loser.

Y aquí entramos en un debate resbaladizo: ¿qué es el éxito?

En España nos encanta atizar al que triunfa pero también al que no triunfa. Uno de los pasatiempos nacionales es afirmar taxativamente que fulanito o menganito ha fracasado. Hombre, según se mire.

juan-camus-y-sus-camisetas-(como-le-gustan)

David Bisbal, Chenoa, David Bustamente, Nuria Fergó y Manu Tenorio (y algún otro) han vendido muchos discos y dan conciertos aquí y allá y alguno de ellos hasta es casi casi una estrella internacional (sí, David Bisbal -pero sin exagerar-).

El resto de los triunfitos ha sobrevivido, que ya es bastante, al garrotazo de la fama precoz que supuso OT1. Y unos han seguido cantando y otros han hecho musicales, y Àlex Casademunt hace teatro y Juan Camus vende camisetas y complementos y corbatas y, espero, sean felices todos.

Juan Camus ha disfrutado con este reencuentro y eso ya es un exitazo. Y si no, que se lo pregunten a David Bisbal, que pasó por el programa como si viniese de otro planeta, despistado y un poquito gélido.

Y, sobre todo, un respeto: tal vez el fracaso sea sentarse en un plató de lunes a viernes a despellejar al personal para luego, cualquier día, reventar e inflarse de ansiolíticos y darse cuenta uno (o una) que o sigues dándole al molinillo o ya no vales para nada y te quedas sin un eurete. Así es la tele.

Juan Camus, ese hombre

No neguemos que Juan Camus tiene una autoestima envidiable, hipertrofiada y súper vitaminada. Pero eso está bien.

De todos modos, ¿quién sabe quién es el verdadero Juan Camus?. Ya que, como escribía en El extranjero su cuasitocayo Albert Camus, "he comprendido que hay dos verdades, una de las cuales jamás debe ser dicha".

juan-camus-y-compañia

En fin. Dejad vivir a Juan Camus. Le queremos. Es un tipo imprescindible ya. Le queremos. A nuestro modo.

Fotos: Cordon Press, Instagram