El tuit de Pablo Echenique con el memorable discurso de un taxista en Espejo Público

Los taxistas son bastante rudos en su lenguaje (e incluso gestualidad) así que la batalla de la opinión pública la tienen complicada. Sin embargo, se ha producido un gran momento del taxismo ante el gesto atónito de Susanna Griso y el micrófono del periodista al que los propios taxistas han dado lo suyo en más de una ocasión.

Hablaba un portavoz de los taxistas y explicaba lo que es patriotismo y, a juicio de Pablo Echenique (dirigente de Podemos -a esta hora-), lo que es dignidad.

Y, la verdad, admitamos que esta vez la argumentación le salía bastante clara y rotunda.

Peseto Loco no lo hubiera hecho mejor.

Piden respeto y cumplir la ley, dice el taxista arengador.

Menos paraísos fiscales y más echar una mano "a quien da el callo".

Y una queja: "Es una pena lo que estáis haciendo la prensa con nosotros".

Lo cual tiene una parte de verdad importante.

No sólo en Espejo Público.

Los malvados taxistas

Resulta evidente que hacer huelga y provocar molestias en la ciudadanía provoca cierto rechazo. Pero ¿cómo hacer huelga y no provocar molestias? Así que los programas de actualidad, que suelen tender a la simplicidad, acaban colocando a los taxistas en el lado del mal y a la pobre gente que quiere ir del aeropuerto de Barajas a su casa tras una semana en Cancún en el lado de las víctimas porque pobrecitas personas.

En Todo es mentira pusieron a un taxista frente a un conductor de VTC y la masa tuitera aplaudía al conductor de VTC porque llevaba traje y corbata y el taxista iba en chaleco amarillo. 

Súmese al aspecto y (a veces) las malas maneras, el que Cabify y Uber suenan muy modernos porque vienen de "la internet" (que decían nuestras abuelas y abuelos) y los taxistas son absolutamente analógicos y algunos de ellos ni ponen el navegador.

Pero el debate sobre el taxi es complejo y merecería que las televisiones fuesen más allá del ruido y la furia. Pero, claro, hablamos de espacios televisivos donde sale Javier Negre opinando. Imagínense.

ADEMÁS: 

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando un grupo pop se convierte en bandera de cierta clase social o segmento ideológico no hay manera ya de hacer un juicio serio sobre sus canciones. Sucede con Bertín Osborne (¿recuerda alguien cuando Amor mediterráneo sonaba en Los40) y con el Miguel Bosé de la plandemia y, claro, con Taburete.

Páginas