El tuit con más likes de todos los tiempos

La muerte del actor afroamericano Chadwick Boseman ha impactado al planeta entero. Él era, en la sagrada mitología cinematográfica, monarca de Wakanda, icónico Black Panther, superhéroe racial de la Marvel en una de sus producciones más bellamente diseñadas.

Falleció debido a un cáncer de colón y apenas tenía 43 años y toda una carrera de gloria por delante.

¿Cómo no se le va a llorar?

Y este adiós ha provocado una solidaridad tan profunda en Twitter que, así, ha generado el tuit con más likes de todos los tiempos.

Que no es otro que este.

Homenaje a un rey.

A un hombre bueno.

A una estrella de Hollywood que también, en estos tiempos oscuros, alzó la voz contra el racismo que todavía desangra Estados Unidos. 

El mundo ha perdido un excelente intérprete y en la última película de Spike Lee (otro luchador impenitente por la igualdad racial) tuvo ocasión de demostrar su talento y despedirse de su público.

Seguirá existiendo para siempre en la leyenda y Wakanda persistirá en los sueños de las generaciones que sigan buscando héroes mitológicos que, de cuando en cuando, salvan el mundo.

Chadwick Boseman había nacido en California hijo de una enfermera y del propietario de un negocio de tapicería. Se graduó en la Universidad de Howard en Washington D.C. en dirección de cine. Añadió a estos estudios la graduación en la British America Drama Academy de Oxford. Peleó su fama y su triunfo. Jamás olvidó sus orígenes. Descanse en paz.

ADEMÁS: 10 películas para entender el problema racial en EE.UU.

Ver resumen Ocultar resumen

Releer a Francisco Umbral es (¡ay!) llorar porque su prosa deslumbrante, a veces, no logra encubrir el follaje machista, homófobo y cruel que abunda en sus textos. Perduran, no obstante, obras que todavía pueden revisitarse y disfrutarse total o parcialmente y donde refulge su talento poético: Mortal y rosa, Las giganteas, Leyenda del César Visionario, La noche que llegué al Café Gijón.

Ver resumen Ocultar resumen

En unas semanas entramos en diciembre, mes con el que llega, o solía llegar, el clima festivo. Aunque este año reine la incertidumbre, hay cosas de la Navidad que nadie puede quitarnos, y entre ellas se encuentra disfrutar de las comedias románticas ambientadas en estas fechas. El placer culpable más benigno (y seguro) ahora mismo. Si ya te sabes Love, actually de memoria, atención a esta propuesta. Y si no, también.

Páginas