El misterio del teléfono móvil que aparece en un vídeo de Parchís de 1980

Minuto 43 del documental de Netflix sobre Parchís. Concierto del grupo infantil a principios de los años 80. Las cámaras enfocan al público y ¡zas! una señora aparece inmortalizando el momento con algo parecido a un teléfono móvil. 

"Por favor, necesitamos respuestas", dicen desde la cuenta de Twitter de Netflix.

He aquí el tuit en cuestión y el (posible) viaje en el tiempo:

Pero, ¿qué ha pasado aquí? ¿Qué hace un smartphone en un concierto celebrado a principios de los años 80 si no existían aún?

Así explican lo sucedido en Twitter

Momento inquietante que hace que muchos y muchas empiecen a pensar en un posible viaje realizado del futuro al pasado (presente por aquel entonces).

"Yo también lo vi y me quedé 'toa' loca. ¡Ese niño es del futuro!", dicen aquí:

"Ese pibe viene del deLorian", dicen en este otro tuit recordando el vehículo de Regreso al futuro:

Y hasta hay quien da una alternativa al teléfono móvil que todos creen ver: 

Que, la verdad, le quita el halo de misterio y la magia al asunto.

Y tú, ¿qué es lo que ves en el vídeo? ¿Viaje en el tiempo o una cámara de fotos analógica y compacta?

El misterio está servido... ¿qué opinará de todo esto Iker Jiménez y su equipo de Cuarto Milenio?

Habrá que preguntarles...

ADEMÁS: 1985, así era el pasado del que vino Marty McFly

Fotos y Vídeo: Netflix (Parchís)

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid con un adoquín en la mano ha dado lugar a memes y comentarios de toda clase y condición. Naturalmente, se ha señalado el copyright de tan ostentoso gesto político: el gran Albert Rivera, que antes de llevar a su partido a la ruinita salió con un pedrusco en la mano para agitar las aguas de un debate entre candidatos que le miraron entre la perplejidad y el cachondeo.

Ver resumen Ocultar resumen

Y no sólo a Toni Cantó. La derecha patria estaba en Twitter exultante porque en el programa más visto de Antena 3, un espacio infantil en el que primero se opina de políitca y luego hay experimentos del QUIMICEFA, Carlos Alsina disparó crítica tras crítica contra Pablo Iglesias. 

Pero a lo que vamos.

Fue a divertirse a El Hormiguero el mismísimo Carlos Alsina.

Y Pablo Motos, como quien no quiere la cosa, le dio carrete para que pusiese a caldo a Podemos.

Lo previsible. Toni Cantó disfrutó como un niño con la velada.

Páginas