El misterio del teléfono móvil que aparece en un vídeo de Parchís de 1980

Minuto 43 del documental de Netflix sobre Parchís. Concierto del grupo infantil a principios de los años 80. Las cámaras enfocan al público y ¡zas! una señora aparece inmortalizando el momento con algo parecido a un teléfono móvil. 

"Por favor, necesitamos respuestas", dicen desde la cuenta de Twitter de Netflix.

He aquí el tuit en cuestión y el (posible) viaje en el tiempo:

Pero, ¿qué ha pasado aquí? ¿Qué hace un smartphone en un concierto celebrado a principios de los años 80 si no existían aún?

Así explican lo sucedido en Twitter

Momento inquietante que hace que muchos y muchas empiecen a pensar en un posible viaje realizado del futuro al pasado (presente por aquel entonces).

"Yo también lo vi y me quedé 'toa' loca. ¡Ese niño es del futuro!", dicen aquí:

"Ese pibe viene del deLorian", dicen en este otro tuit recordando el vehículo de Regreso al futuro:

Y hasta hay quien da una alternativa al teléfono móvil que todos creen ver: 

Que, la verdad, le quita el halo de misterio y la magia al asunto.

Y tú, ¿qué es lo que ves en el vídeo? ¿Viaje en el tiempo o una cámara de fotos analógica y compacta?

El misterio está servido... ¿qué opinará de todo esto Iker Jiménez y su equipo de Cuarto Milenio?

Habrá que preguntarles...

ADEMÁS: 1985, así era el pasado del que vino Marty McFly

Fotos y Vídeo: Netflix (Parchís)

Ver resumen Ocultar resumen

Está claro que C. Tangana se halla en el camino de ampliar su espectro musical más allá del prototípico trap que fue su origen y ahora colabora con dos grandes: Andrés Calamaro y Jorge Drexler. Vale, Calamaro se ha hecho un poco de Vox y puede caernos mal políticamente pero sus méritos artísticos siguen intactos. Así es la vida.

El caso es que Hong Kong, canción de C. Tangana con Calamaro es una canción de Calamaro. 

Sin más.

Pero tiene su aquel. Juzguen ustedes.

Ver resumen Ocultar resumen

Ella misma lo contó este lunes en su programa de Onda Cero. Julia Otero tiene cáncer y se ausentará un tiempo para curarse. Lo ha anunciado con su habitual naturalidad y contundencia, sin paños calientes, ofreciendo ella misma la noticia de su enfermedad. Lleva desde 2007 acompañando las tardes de muchísimas y muchísimos oyentes en Julia en la Onda pero antes fue icono televisivo de cuando la televisión era otra cosa.

Ver resumen Ocultar resumen

Qué difícl es ganarse el pan de tertulia en tertulia. Y lo decimos sin asomo de ironía. Ser tertuliano progresista y no morir en el intento resulta un heróico empeño cuando tienes enfrente a la vociferación armada de fake news, frases hechas y sarcasmos de barra de bar y carajillo.

Así que pasa lo que pasa.

Hay domingos que uno piensa lo que se le viene encima en cuanto empiece el lunes y se le cae el alma a los pies.

Le ha sucedido a Antonio Maestre, que ha expresado su hartazgo en un tuit revelador.

Páginas