El micro abierto que ha traicionado a Quequé en los Premios Odeón

Que una gala de entrega de premios resulte aburrida, es normal. 

Que los asistentes a dicha gala verbalicen su incomodidad en el evento, es normal. 

Que el presentador del evento se aburra, es normal. 

Ahora, que el presentador de la gala diga que ojalá termine ya y tenga el micrófono abierto, no es tan normal. 

ADEMÁS: El micro abierto que ha traicionado a Ferreras

Pues es lo que le ha pasado a Quequé en los Premios Odeón, donde un micro mal cerrado le ha jugado una horrible pasada. 

Todo ha ocurrido en el Teatro Real de Madrid, donde se celebró la primera gala de los Premios Odeón, organizados por la industria discográfica patria. 

Un estreno que ha querido ir a lo seguro, por lo que ha optado por un veterano de la comedia como Quequé, forjado en mil batallas, para conducir la gala. Pero la gala no ha acompañado. 

ADEMÁS: La aclaración con pullita de Quequé a Girauta: "Es un chiste, Juan Carlos"

Casi desde el principio, muchos espectadores en redes sociales se han quejado del ritmo lento de la misma, además de constantes fallos de sonido y técnicos. 

Hasta tal punto llegaría el asunto que, en un momento dado, Quequé confesó "yo sólo quiero que acabe esto", sin darse cuenta que su micrófono estaba abierto. Y eso que estaba a punto de actuar Alejandro Sanz. Ni con ésas. 

Obviamente, las redes sociales se hicieron eco del momento y lo compartieron con avidez. No obstante, seguro que a Quequé le advirtieron del gambazo, pues minutos más tarde, y sin venir a cuento, rectificó asegurando que "es mentira, me lo estoy pasando muy bien". 

ADEMÁS: La llamada más incómoda y surrealista de Pablo Motos en directo

Habrá que esperar a la II edición de los Premios Odeón para saber si Quequé está sentenciado o repetirá como presentador. Al menos ya hay algo de hype para 2021. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Que París ardiera fue aliciente (y no menor) a la hora de constituir Mayo del 68 como mitología en la que el fervor revolucionario podía combinarse con unas gotas de Chanel nº5. Las imágenes de aquellos días hicieron unas fotografías extraordinarias gracias a las barricadas que se ubicaron en los bulevares parisinos. Y así hasta hoy. Es decir, que una barricada ardiendo resulta un icono con fortísima potencia y pone a Ferreras o Vicente Vallés (incluso a Pablo Motos) en posición de firmes, con la bayoneta calada. Lógicamente.

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid con un adoquín en la mano ha dado lugar a memes y comentarios de toda clase y condición. Naturalmente, se ha señalado el copyright de tan ostentoso gesto político: el gran Albert Rivera, que antes de llevar a su partido a la ruinita salió con un pedrusco en la mano para agitar las aguas de un debate entre candidatos que le miraron entre la perplejidad y el cachondeo.

Páginas