El lucrativo negocio de parecerse a Brad Pitt

La historia de Nathan Meads la firmaría el mismísimo David Bustamante. Y es que este inglés, de 34 años y natural de Oxford, también ha saltado del andamio a la fama en su país. 

Eso sí, en el caso de Nathan Meads no le ha hecho falta ni cantar, su salto al estrellato ha llegado por su cara bonita. Literalmente. 

Una cara bonita que, cosas de la vida, es muy similar a la cara bonita de Brad Pitt. Y sí, por su cara bonita, el bueno de Nathan Meads está haciendo carrera. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

#bradpitt

Una publicación compartida de Nathan Meads (@bradpitt_lookalike) el

Lo ha contado el propio ex albañil al Daily Mail, remontándose a la primera vez que alguien le confundió con el oscarizado actor. Fue hace 10 años cuando dos extraños se le acercaron por la calle y le preguntaron si era Brad Pitt. A pesar de que él mismo no se ve el parecido (pausa para reírse hacia dentro), la cosa ha ido a peor. O a mejor, según se mire. 

ADEMÁS: Lo que pasó entre Jennifer Aniston y Brad Pitt

"No puedo ir a ninguna parte", confiesa el ahora influencer. Y es que fotos, autógrafos o abrazos son la tónica habitual en cuanto sale a la calle. "No soy uno de esos hombres que piensa que son muy guapos. He tenido muchas novias pero nunca imaginé que gustaría a todo el mundo", asegura a Daily Mail. 

Obviamente, que Nathan Meads no vea el parecido, no quiere decir que no lo explote. A pesar de llevarse más de 20 años con Brad Pitt (tiene 56 años), el influencer hace por parecerse. Se ha dejado perilla, amolda su pelo como lo lleve el actor y se machaca en el gimnasio, aunque ahí aún tiene que trabajar. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

 just another selfie #nathanmeads #viral #bradpitt #bradpittlookalike #news #media

Una publicación compartida de Nathan Meads (@bradpitt_lookalike) el

La cuenta de Instagram de Nathan Meads obvia por completo su personalidad y se llama Brad Pitt look alike, sin rodeos. Una cuenta que, poco a poco, va subiendo en seguidores y ya supera los 17.000. No son muchos pero, mientras alcanza cotas mayores, también se ha abierto una cuenta en Onlyfans donde comparte contenidos más subidos de tono. 

ADEMÁS: Son hermanos y famosos... ¡pero no se parecen en nada!

El influencer sabe que este chollo no va a durar toda la vida y sabe que debe explotarlo al máximo. De ahí lo de Onlyfans. 

No sólo eso, Nathan Meads también hace bodas, bautizos, comuniones y eventos varios. Su tarifa oscila entre 500 y 1.000 libras esterlinas. Y sí, ya tiene su propia representante, lo que da una idea del nivel que está alcanzando 

Si Telecinco y Antena 3 no estuvieran tan centrados en la política, seguro que Nathan Meads ya había pasado dos o tres veces por sus platós. Sálvame o Tu cara me suena habrían sido, sin duda, los dos programas con más opciones de invitarle. Eso sí, todo el mundo habría deseado que fuera a La Resistencia con David Broncano. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Siempre se ha dicho que Francisco Franco era un cinéfilo de pro. Tal vez sea exagerar aplicarle ese calificativo. Para entendernos: si viviese hoy, no te lo encontrarías yendo a ver la última de Sofia Coppola en V.O. Eso sí, tal vez te cruzases con el Caudillo en algún multicine para ver cualquier blockbuster del montón.

Pero sí, vaya, a Franco le gustaba el cine (y bastante).

Le proyectaban todas las semanas un par de películas en El Pardo y lo que más le estimulaba era el western

Ver resumen Ocultar resumen

Icono imperecedero del cine italiano, Sofia Loren regresó a un rodaje a sus 86 años (para sorpresa y deleite de todos), y ya está disponible en Netflix la que será ¿su última película? Tal vez. O quizá no y todavía el destino depare a la actriz nuevos proyectos. De momento, aunque se retiró hace años, ha vuelto por una razón muy especial. Por su hijo.

Ver resumen Ocultar resumen

Vuelve Guillermo Fesser a su universo tebeístico y resulta que Historias lamentables iba a estrenarse en cines pero ha acabado en Amazon Prime Video y tampoco está mal, así son las cosas en estos tiempos.

El caso es que Historias lamentables son varios capítulos absolutamente fesserianos, con personajes sometidos a tremendos palizones, y todo ello en un largometraje que se disfruta y después se olvida pero no pasa nada, no todo va a ser acordarse de cada película todo el rato.

Mentimos.

Páginas