El lamento del tertuliano

Qué difícl es ganarse el pan de tertulia en tertulia. Y lo decimos sin asomo de ironía. Ser tertuliano progresista y no morir en el intento resulta un heróico empeño cuando tienes enfrente a la vociferación armada de fake news, frases hechas y sarcasmos de barra de bar y carajillo.

Así que pasa lo que pasa.

Hay domingos que uno piensa lo que se le viene encima en cuanto empiece el lunes y se le cae el alma a los pies.

Le ha sucedido a Antonio Maestre, que ha expresado su hartazgo en un tuit revelador.

Efectivamente. A ver qué toca esta semana de tertulianía aunque podríamos apostar a que se hablará de los que han robado Nike en los disturbios de Barcelona, la presunta presencia de MENAS en las manifestaciones y otras finas hierbas sacadas de la brocha gorda con que cierto periodismo se maneja.

También, claro, puede debatirse sobre la pancarta que se vio en Barcelona y que a Antonio Maestre le parece, con razón, un elemento clave para entender las protestas de estos días.

Malos tiempos para la lírica.

Pero es lo que hay.

Ser tertuliano es jodido pero (como dicen los viejos periodistas) peor sería trabajar.

Así que a ello, a batirse el cobre en los platós y luego en Twiter y... buff... cansa sólo de enunciarlo. 

Era más fácil cuando La noria y el bipartidismo María Antonia Iglesias / Alfonso Rojo.

ADEMÁS: Las 10 peores películas de todos los tiempos (por decisión popular)

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

Emitió este domingo laSexta Eso que tú me das, confesiones últimas de Pau Donés a Jordi Évole convertidas en un impactnte documental. Una conversación sobre lo que realmente importa en la vida y de qué manera decir adiós a la existencia. Pau Donés poco antes de fallecer.

La reacción en redes al programa ha abundado en emoción.

Entre público anónimo y también en lo que se refiere a nombres famosos.

El homenaje se ha extendido y, a veces, como en el caso de Ana Milán, se resumía en una frase corta pero llena de amor.

Ver resumen Ocultar resumen

Las comparaciones son odiosas. 

Pero en este caso, vamos a comparar a Cristiano Ronaldo con Iker Casillas. 

Ver resumen Ocultar resumen

Que París ardiera fue aliciente (y no menor) a la hora de constituir Mayo del 68 como mitología en la que el fervor revolucionario podía combinarse con unas gotas de Chanel nº5. Las imágenes de aquellos días hicieron unas fotografías extraordinarias gracias a las barricadas que se ubicaron en los bulevares parisinos. Y así hasta hoy. Es decir, que una barricada ardiendo resulta un icono con fortísima potencia y pone a Ferreras o Vicente Vallés (incluso a Pablo Motos) en posición de firmes, con la bayoneta calada. Lógicamente.

Páginas