'El Cochinómetro' de Thais Villas dicta sentencia: somos muy cerdos

Según un estudio, uno de cada tres británicos, sólo lava las sábanas una vez al año

Partiendo de esa premisa, Thais Villas se ha echado a las calles de Madrid y ha pulsado los hábitos de limpieza de los españoles. Para tomar un medida de esta pulcritud, ha tirado de lo último en tecnología contra gente un poquito puerca: El Cochinómetro. 

Con la plaza de Callao como protagonista, la colaboradora de El Intermedio ha cogido a unos cuantos ciudadanos y les ha preguntado su proceder en determinados aspectos de la limpieza personal. El resultado ha sido desolador. 

ADEMÁS: ¿Eres capaz de superar este test de cultura general?

"¿Cada cuánto lavas tú las sábanas?", era la pregunta de inicio y las respuestas ya dejaban claro que el asunto iba a traer cola. "Cada semana... a veces cada dos", respondía un dubitativo concursante quien, eso sí, era bastante más limpio que la chica que reconocía cambiarlas cada mes. 

Airear la habitación y hacer la cama son dos costumbres que no todo el mundo ejecuta a diario. Al menos los participantes en este Cochinómetro

Incluso la pregunta sobre cada cuánto se lava la ropa interior, ha generado alguna duda entre los concursantes. 

Y en ésas que Thais Villas ha llegado a las mascarillas. "¿Cada cuánto lavas la mascarilla que llevas puesta?", ha preguntado. "Cada tres días", ha respondido un chaval que llevaba una reutilizable. 

ADEMÁS: ¿Qué cantidad de agua hay que beber a diario?

Lo dramático ha sido la joven que iba con una de usar y tirar cada 4 horas y ni recordaba la de días que llevaba con ella. Pero es que tras ella, otro participante ha asegurado no haber lavado la mascarilla desde que la compró, "hace dos o tres semanas: ¿eso es mucho tiempo?". Parece lógico no tener demasiada información sobre los hábitos a seguir, toda vez que solo llevamos 8 meses de pandemia.

Si algo ha dejado claro El Cochinómetro, es que, no sólo no vamos a salir mejores de esta pandemia, es que si nos extingue el coronavirus, lo va a hacer la falta de higiene de algunos que podrían reventar el susodicho Cochinómetro. 

Sea como sea, estamos condenados. 

Fotos y vídeo: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando un grupo pop se convierte en bandera de cierta clase social o segmento ideológico no hay manera ya de hacer un juicio serio sobre sus canciones. Sucede con Bertín Osborne (¿recuerda alguien cuando Amor mediterráneo sonaba en Los40) y con el Miguel Bosé de la plandemia y, claro, con Taburete.

Páginas