El Christmas de Vox Cádiz que protagonizan los 'Reyes Arios'

"Don Juan Carlos Sanz Martín, presidente de Vox Cádiz, y todo el equipo del Comité Ejecutivo Provincial de VOX queremos darte las gracias por tu esfuerzo y dedicación a este gran proyecto del que formamos parte y desearte de todo corazón una Feliz Navidad y un próspero año 2020"

Hasta ahí todo normal. 

La gente de Vox en Cádiz ha querido tener un detalle y ha mandado un Christmas a quienes opinen que se lo han merecido, para trasladarles sus mejores deseos de cara a las fiestas. 

Pero claro, junto al mensaje, aparece un dibujo de los tres Reyes Magos en el que algo no cuadra. Básicamente, que para Vox Cádiz, mejor que Melchor, Gaspar y Baltasar, los regalos los llevan Melchor 1, Melchor 2 y Melchor 3. ¿Para qué complicarse? 

ADEMÁS: Sí, la entrevista de Abascal en 'El Hormiguero' cosechó votos para Vox

Ha sido Quique Peinado quien lo ha compartido, preguntando si es un fake y no parece serlo. 

Obviamente, la pregunta que surge es: ¿qué pasa con Gaspar? Es decir, entra en lo lógico que un partido de extrema derecha como Vox, vete a Baltasar de su terna de Reyes Magos. ¿Pero Gaspar? ¿Tampoco aceptan a los pelirrojos?

De hecho, entre los comentarios ya apuntan a que los zurdos pueden ser los siguientes en ser repudiados por Vox

ADEMÁS: Desmontando a Vox: falsedades, inexactitudes y fake news

Dicho lo cual, y ya que están en faena, habrá que bautizar a este nuevo tridente navideño. Entre los comentarios a Quique Peinado han venido a llamarles los Reyes Arios y no sería mal nombre, siempre y cuando fuera un fake. Pero no lo es. 

Fotos: Vox Cádiz

Ver resumen Ocultar resumen

Hay una campaña intensísima que llama al voto en Estados Unidos para dirimir la batalla Trump-Biden. Y, generalmente, quien impulsa el voto (que puede adelantarse ya mismo aunque las elecciones sean en noviembre) suele inclinarse por un desalojo ordenado de quien ha ocupado la Casa Blanca durante los últimos cuatro años.

Trump ganó, entre otras cosas, gracias a la abstención de votantes demócratas progresistas que veían a Hillary Clinton demasiado escorada a la derecha.

Y la pesadilla se hizo realidad.

Páginas