El botón que apretó Ferreras a Pablo Iglesias

Para muchos, la entrevista que concedió este lunes Pablo Iglesias a Antonio García Ferreras fue histórica. 

Casi 23 minutos de conexión en los que el líder de Podemos puso en serios apuros al director de 'Al Rojo Vivo, a propósito de las informaciones falsas, las pruebas inventadas, las cloacas del Estado y los chanchullos de Villarejo y compañía. 

Por momentos, un todoterreno como Antonio García Ferreras se vio superado por la avalancha dialéctica de Pablo Iglesias. Es más, hubo un momento en que el periodista se trabó a la hora de hablar, algo que no le suele ocurrir. 

Tampoco le suele ocurrir a Pablo Iglesias quien demostró, no sólo que se defiende como pocos en los debates en directo, sino que tiene una capacidad torácica portentosa. Durante los 23 minutos, mantuvo el tono y su voz no le falló en momento alguno. Bueno, o sí, pero no por culpa suya. 

ADEMÁS: Minuto a minuto de la colosal bronca entre Ferreras e Iglesias

Y es que, en uno de los momentos de mayor tensión de la entrevista, el líder de Unidas Podemos fue muteado. Tal cual. 

Mientras Pablo Iglesias acusaba a todo lo habido y por haber de una campaña demostrada contra su partido, algo falló y la señal de sonido dejó de llegar. Así, podía verse al líder de Unidas Podemos hablando y moviendo los brazos, pero sin sonido. ¿Qué pasó? Un usuario de Twitter tiene una teoría: la del botón rojo de Ferreras. 

Obviamente, todo apunta a un fallo en la conexión. Está por ver si el fallo fue casual o intencionado, nunca se sabe. Dicho lo cual, el montaje es demoledor. Casi tanto como la intervención de Pablo Iglesias. Para mucha gente, histórica. 

Fotos y vídeo: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido, por obra y gracia de la victoria de Joe Biden, en instantánea estrella de la televisión. Siempre con su chimenea detrás, corresponsal en EE.UU. desde un cálido interior, cambio de paradigma tras años de reporteros que pasaban frío emitiendo sus crónicas desde Times Square o una ventana con vistas a los rascacielos o una azotea con vista parcial del skyline neoyorquino.

Ver resumen Ocultar resumen

Con la inestimable colaboración de Maurg1

Páginas