Durísima bronca entre Marhuenda y Sardá por el franquismo

Este sábado en La Sexta Noche iban a debatir y discutir acaloradamente. Algo que suele ser habitual en el programa que conduce Iñaki López. En esta ocasión, el motivo de la disputa, el motivo que iba a llevar a las dos bancadas a enfrentarse más que en otras ocasiones fue el franquismo. 

Todo arrancó cuando el presentador del programa de Atresmedia introdujo el tema sobre el que iban a hablar: el juicio al que se están teniendo que enfrentar Dani Mateo y El Gran Wyoming por hacer bromas sobre la cruz del Valle de los Caídos y que ofendió a una asociación franquista hasta el punto de denunciarle. 

Esa denuncia y el franquismo iba a llevarles a enfrentarse duramente a distintos tertulianos del programa. Eduardo Inda le quitaba hierro al asunto. El director de Ok Diario defendía una y otra vez que en Alemania no se pueden hacer bromas del holocausto y que en España no hay franquistas y si los hay son tan pocos que sólo llenarían un plató de televisión. (ver vídeo a partir de 1:05:00)

marhuenda-y-sarda-en-un-duro-enfrentamiento-

ADEMÁS: Expresiones de su repertorio que Marhuenda pudo usar ante el juez

Xavier Sardá prefería hablar del delito de ofensa contra los sentimientos religiosos. Defendía el periodista catalán la necesidad de excluir del Código Penal el delito de ofensa a los sentimientos religiosos. 

No le gusta la comparación

Ahí comenzaba el enfrentamiento de Marhuenda y Sardá. Le indignaba mucho Paco Marhuenda que se comparara a Franco con Napoleón y pedía, con su habitual tono displicente, que se lea más historia. 

Ignacio Escolar terciaba en el asunto y Marhuenda se vanagloriaba de "no tener familia franquista a diferencia de otros". Para Marhuenda la Guerra Civil "no es una historia de buenos y malos. Sólo desde la ignorancia se puede decir semejante barbaridad".

sarda-encendido

ADEMÁS: Inda y Marhuenda se unen para atacar al director de Salvados 

Y tiró del comodín de los crímenes del comunismo para decir: "aquí se mataron a 20.000 personas sólo por ser católicos, se les cortaban los aparatos reproductores, se violaban mujeres... en la checas se torturaba brutalmente. El comunismo mató 100 millones de seres humanos" 

A voces 

Marhuenda buscaba el terreno personal y le echaba en cara a Sardá no está en pro de la reconciliación, ni haber luchado por la democracia "como Carrillo o Tarradellas". Momento que tensionó a Sardá que dijo "qué me vas a decir de democracia, la de hostias que me han dado por eso me he quedado gilipollas. ¡Cuentista!", le acabó gritando al director de La Razón. 

ADEMÁS: La primera vez en televisión de Inda y Marhuenda

Ahí volvió a reaccionar Marhuenda e indignado dijo: "en mi puta vida he sido franquista, no te pases. No se puede aceptar que en un programa de televisión me llamen franquista". Sardá replicaba recordándole que "no te he llamado franquista". 

Fotos: Atresmedia, Cordon Press

 

Ver resumen Ocultar resumen

Que París ardiera fue aliciente (y no menor) a la hora de constituir Mayo del 68 como mitología en la que el fervor revolucionario podía combinarse con unas gotas de Chanel nº5. Las imágenes de aquellos días hicieron unas fotografías extraordinarias gracias a las barricadas que se ubicaron en los bulevares parisinos. Y así hasta hoy. Es decir, que una barricada ardiendo resulta un icono con fortísima potencia y pone a Ferreras o Vicente Vallés (incluso a Pablo Motos) en posición de firmes, con la bayoneta calada. Lógicamente.

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid con un adoquín en la mano ha dado lugar a memes y comentarios de toda clase y condición. Naturalmente, se ha señalado el copyright de tan ostentoso gesto político: el gran Albert Rivera, que antes de llevar a su partido a la ruinita salió con un pedrusco en la mano para agitar las aguas de un debate entre candidatos que le miraron entre la perplejidad y el cachondeo.

Páginas