Dos momentos incómodos de los Goya: uno por error y otro a propósito

A las puertas de la XXXIV edición de los Premios Goya, todo está ya preparado para que la gran fiesta del cine español sea una noche de celebración, buen rollo y mejor organización. 

No obstante, tras los errores de bulto de las galas de los Premios Feroz y los Premios Odéon, el miedo a que algo salga mal durante la gala de los Goya es alto. Muy alto. 

Que si una voz que se cuela de fondo, que si un presentador que no quiere estar allí, que si chistes que no entran... Al final, son tantas las variables a controlar, que resulta imposible que salga todo perfecto. 

ADEMÁS: Los peores looks de la historia de los Goya

Para descando de la Academia del Cine Español, sólo tienen que pensar que en las 33 ediciones anteriores siempre han pasado cosas inesperadas. En algunos casos, de vergüenza ajena. Y precisamente es tiempo de recordar dos de las más sonrojantes. 

La primera de ellas ocurrió en 2001. Ese año la Academia entregaba, por primera vez, un Goya a Mejor Canción. Y para recibir tal honor, las películas nominadas eran 'El Arte de Morir', 'Fugitivas', 'Gitano' y 'Km. 0'. Entre los compositores y músicos implicados, gente como Ismael Serrano, Suso Sáiz o Abigail Marcet. 

Finalmente, fue 'Fugitivas' la película que se llevó el Goya y al escenario subieron los tres compositores del tema: Manuel Malou, Natboccara y J.J. Chaleco. Fue el cantante flamenco el primero en agradecer el premio y el que la acabó liando. 

ADEMÁS: Goya a Mejor Película: todas las ganadoras de la historia

De hecho, cuando alguien la va a liar, se le nota. Y a J.J. Chaleco le cantaba la malicia, justo antes de dejar este recado. "Ismael (Serrano), Abigail (Marcet), los de 'El Arte de Morir'... ¡ahora vais y lo cascáis". Sí, lo dijo y la cara del resto de nominados fue un poema. Desde luego, elegancia nula en la victoria. 

12 años más tarde, y de nuevo con Mejor Canción Original, sería Adriana Ugarte quien cometería uno de los errores más graves de la historia de los Goya. Junto a Carlos Santos, la actriz salió al escenario con dos sobres: uno contenía la lista de nominados y otro el nombre del ganador. 

¿Cuál leyó Adriana Ugarte? Efectivamente, el de los nominados, lo que supuso atribuir el Goya al primero que salía en la lista: "Los niños salvajes, Pablo Cervantes". La alegría de quien se creía ganador duró 30 segundos, lo que tardó Carlos Santos en confesar "el error gordo" que habían tenido. 

ADEMÁS: Películas que han sido mlatratadas por los Goya

La realidad dictaba que el Goya era para "No te puedo encontrar, por Blancanieves". La cara de los ganadores era un poema, pero no tanto como la de Adriana Ugarte quien, a medio camino entre la vergüenza y el enfado, tuvo que aguantar sobre el escenario. 

La pregunta es, ¿habrá error gordo este sábado? Ojalá lo haya, pues aguantar tres horas de gala no va a ser sencillo. 

Fotos y vídeo: Gtres y Premios Goya

Ver resumen Ocultar resumen

Jeff Goldblum se ha convertido en un icono de Internet que, sumado a que ya era un icono del a cultura pop, le convierten en una de las mayores leyendas de la historia contemporánea

El actor sabe mejor que nadie lo que su público quiere y no duda un segundo en dárselo. 

Ver resumen Ocultar resumen

La experiencia de ver Freaks (titulada en España La parada de los monstruos) resulta hipnótica, es asistir a una pesadilla con forma de cuento infantil, una exploración de las barracas de feria cuando todavía existían esas barracas de feria. Tod Browning dirigió Freaks con "monstruos" auténticos, personas diferentes que se ganaban la vida exhibiendo su diferencia y provocado en el público de la época risa o miedo o ambas cosas.

Ver resumen Ocultar resumen

Primero una estrella de Hollywood quien se coló en la Casa Blanca (eran los codiciosos 80 y se llamaba Ronald Reagan) y, al final, ha terminado un astro de la telebasura (eso es, básicament,e Trump) ascendiendo a la omnipotencia que supone la presidencia de los Estados Unidos de América. Y Arnold Schwarzenegger ha dicho repetidamente (alto y claro) que Trump no le gusta. Aún siendo Arnie un tipo de derechas. Imposible. Porque Arnold Schwarzenegger es un tipo decente y, además, un icono cinematográfico al que ha de mostrarse respeto.

Páginas