'Doctor en Alaska' y otras músicas televisivas inolvidables

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

'Doctor en Alaska' era una serie estupenda.

Y estupenda era su cabecera y su inolvidable música.

Escuchen.

Qué subidón. 

Lo de las músicas de series es algo que nos provoca cierta emoción porque recordamos el momento en que descubrimos, por ejemplo, una obra maestra como Los Soprano. Su intro contaba con temazo de Alabama 3, ignota banda de Brixton, que sonaba (mucho) a Tom Waits. Qué recuerdos.

SIgamos con esta ruta desordenada de series con buena música y no podía faltar, por supuesto, Twin Peaks, cuya banda sonora es una verdadera maravilla firmada por Angelo Badalamenti. David Lynch no puede comprenderse sin la música de sus creaciones.

Y más cosas sobre series y músicas chulas: recuérdese Ally McBeal y las canciones de Vonda Shepard, estrella fugaz que gracias a la serie hizo sus bolos por medio mundo y luego nunca más se supo. Pero cómo insuflaban buen rollo y cuántas veces quisimos trabajar en un rascacielos con estupendo y sofisticado bar de copas en la planta baja para ir después del curro.

Y si continuamos muy (pero muy) atrás, tal vez la facción veterana de quienes adoran las series recuerden la deliciosa música introductoria de Vacaciones en el mar, entre la horterada y la elegancia pasadísima de moda y con trazo de satén.

Ah, aquellas maravillosas series que disfrutaron quienes hicieron la E.G.B. (y luego el B.U.P. y el C.O.U.). Volvamos, no obstante, al pasado reciente (un poco más reciente) y recuperemos otra pieza icónica de lo televisivo: Thank You for be my friend cantaban al principio de Las chicas de oro. Qué bonito.

Y otro himno televisivo: la canción de Cheers ("when everybody knows your name").

Por cierto, también nos gustaba mucho la canción de El gran héroe americano, serie tontorrona que amenizó la sobremesa hace bastantes veranos.

Y queremos rendir homenaje (que a ver quién se acuerda) a Canción triste de Hill Street, con su hermosa melancolía musical.

En cuanto a Perdidos, ¿cómo era la música de esa serie? Pues no entra dentro de las más memorables pero sí la vuelven a escuchar seguro que algunos de sus efectos sí les regresan a la memoria.

Y conste que aquí pensamos que Perdidos es una de las series más sobrevaloradas de la historia y que su final es similar al de Los Serrano pero allá cada cual.

En fin, que podríamos seguir así todo el día, recordando músicas molonas, pero hasta aquí hemos llegado (de momento) y nos despedimos con Fama, serie en la que Leroy Johnson bailaba muy bien y Bruno Martelli tocaba el piano estupendamente.

Recuerden: "La fama cuesta y aquí es donde váis a empezar a pagar". 

ADEMÁS: Los mejores cameos vistos en Friends

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

El uso del color, la luz y los planos es lo que importa aquí.

Ver resumen Ocultar resumen

Espectacular avance de una de las series más esperadas

Páginas