DavId Trueba y el muro de Melilla: 'A este lado del mundo'

El Festival de Málaga continúa mostrándonos el panorama inminente del cine español y David Trueba ha aterrizado en la Costa del Sol para mostrar A este lado del mundo, su última película. La premisa argumental es motivadora: un ejecutivo viaja a Melilla con la misión de averiguar cómo hacer un muro que no haga daño pero frene a los migrantes.

Una misión ¿humanitaria?

En esa paradoja se mueve este largometraje protagonizado por Vito Sanz, cuyo personaje es, en palabras de David Trueba, "una mezcla de James Stewart y votante de Ciudadanos" (según ocmentó David Trueba en El Confidencial).

Estimulante definición del personaje.

Interpreta Vito Sanz un señor normal camino de la mediana edad que no quiere líos, le parece bien el mundo tal y como está y quisiera vivir en un adosadito aunque sea a tropecientos kilómetros de su centro de trabajo. Y en Melilla ese modo de ver la vida cambiará. Porque tendrá que mirar el muro de cerca y, junto al muro, las existencias de quienes penan tratando de llegar a Europa para sobrevivir.

Actúa en la película  Zidane Barry, quien (en la vida real) saltó la valla de Melilla siendo adolescente y acabó en el célebre centro de Hortaleza como un mena más de esos que Vox señala con el dedo.

Aquí nos gustó mucho Casi 40, dirigida por David Trueba, en modo miniatura y muy parecida en algunos de sus ángulos al cine que hace Jonás Trueba (su sobrino). Y esta nueva pelícual tiene pintaza, la verdad. Porque somos partidarios Vito Sanz y del compromiso en el cine pero bien entendido. 

Y nada, que habrá que ir a las salas a ver A este lado del mundo, que no todo va a ser Santiago Segura y Christopher Nolan.

Caramba.

ADEMÁS: Películas españolas que (de tan malas) son buenas

Fotos: Gtres

 

Ver resumen Ocultar resumen

Más de un actor ha llegado a conseguir mejores premios como directores que como actores.

Ver resumen Ocultar resumen

Decir que el cine ha cambiado, desde que diera sus primeros pasos a finales del siglo XIX, es quedarse muy corto.

A lo largo de 125 años, Hollywood se ha convertido en el teatro de los sueños planetario, el lugar donde millones de personas proyectan sus anhelos y esperanzas o, sencillamente, donde se evaden de su día a día, para disfrutar de todo tipo de fábulas audiovisuales. 

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos hablando de una película perturbadora que se estrenó allá por 1958 en la España franquista como filme policíaco aunque contenía mucho más. Dirigía Ladislao Vajda, huído de la Hungría comunista y acogido en nuestro país para rodar obras maestras como Marcelino Pan y Vino, Mi tío Jacinto o Un ángel pasó por Brooklyn. Ladislao Vajda lograba siempre (o casi siempre) introducir en los márgenes de sus obras un factor inquietante, que escapaba a la propaganda o censura impuestas por el franquismo.

Páginas