David Simon, Companys y la enésima réplica la derecha tuitera

Todo comenzó (y lo contamos aqui) con David Simon, el creador de 'The wire', sorprendido por la cantidad de gente que se dirigía a él en catalán y en castellano prestos a resolver sus cuitas políticas a cuenta de un tuit en el que Pablo Iglesias le mencionaba elogiosamente. Decía el vicepresidente que le había gustado La conjura contra América, adaptación en forma de miniserie que David Simon había hecho para HBO basándose en la novela de Philip Roth.

Muchísimas horas después sigue David Simon lanzando respuestas a la derecha de Twitter que le acosa por sus posiciones izquierdistas.

Porque él es un izquierdista sin paliativos y desde EE.UU. quiere opinar lo que le da la gana.

He aquí un ejemplo:

Pues ya estaría.

La verdad es que David Simon es un talento para el zasca tuitero y así lo ha demostrado estos días.

También es verdad que posee una paciencia portentosa porque igual hay quien le aborda con cortesía existen numerosísimos imbéciles capaces de proferir toda clase de idioteces sin saber a quien se están dirigiendo.

Y se están dirigiendo a uno de los grandes creadores de series de nuestro tiempo.

Que, por cierto, tiene pendiente un proyecto sobre las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil.

Sería bonito que lo llevase a término.

Pero, de momento, no ha convencido a HBO.

Todo se andará. 

Y a ver si sigue contestando con la misma contundencia a todo el que se asome a su perfil de Twitter en busca de gresca.

(Aunque también es cierto que no estaría más que le dejáramos en paz con nuestras neuras y pudiera dedicarse a lo suyo, crear y escribi.)

ADEMÁS: ¿Y si  'Perdidos' fuese la serie más sobrevalorada de la historia?

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

El cineasta rueda 'La Fortuna', su primera serie para Movistar+

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Barómetro OTT publicado por GECA

Ver resumen Ocultar resumen

Para quienes hayan hecho la E.G.B. Con ocho basta es un título de intenso recuerdo. Porque la ponían los viernes por la tarde, una vez se había liberado a la turba infantil de las obligaciones escolares, y se disfrutaba merendando una onza de chocolate y pan o, a lo mejor, un bocadillo de chorizo pamplonica. Y ahí estaba esa familia de larga prole y sus vicisitudes y su inmensa casa con jardín.

Páginas