Cuando Wyoming inventó el late night en España

Mucho antes que Pepe Navarro y Xavier Sardà fue el Gran Wyoming en Telemadrid. He ahí la invención del late night show en España. El programa se llamaba La noche se mueve y fue estrenado en septiembre de 1992. Era el Gran Wyoming todavía una ave nocturna proveniente de la farándula madrileña que se acostaba tarde y alternaba en sótanos donde lo mismo iba uno a ver a Kaka de Luxe que a Javier Krahe, Joaquín Sabina y Alberto Pérez con su espectáculo de La Mandrágora que a presenciar las actuaciones de Paracelso, el grupo de Wyoming junto al Maestro Reverendo.

El caso es que la Movida y sus cuchufletas se había terminado y empezaban aquellos maravillosos 90 en los que el PSOE trajo a España la modernidad a ultranza, prosperidad a chorros, una Olimpiada y una Expo. Y las televisiones autonómicas.

Telemadrid fue, en su momento, la televisión más moderna a este lado del Mississipi. Los reporteros eran jóvenes y firmaban con el micro en la mano ("para Telemadrid, Paquito Pérez") y en la primera guerra de Irak hicieron la primera transmisión informativa continua que se recuerda en España, con Hilario Pino en mangas de camisa y todo.

Y estrenaron La noche se mueve, una perfecta imitación de los late night shows que se emitían en la televisión estadounidense con el toque Wyoming.

wyoming-en-la-noche-se-mueve

A día de hoy (todavía) funciona casi todo si se hace una revisión:  cabecera, ritmo, orquesta dirigida por el Maestro Reverendo, plató...

Pincha en la imagen de abajo si quieres comprobar lo estupendo que era aquel programa.

la-noche-se-mueve

Sí, nos fascinó La noche se mueve a los vejestorios que pudimos verlo. Y era novedoso. Y tenía la dosis de inteligencia que luego se extirpó a los sucesivos late nights que pusieron en marcha tanto Pepe Navarro como Xavier Sardá, que explotaron la maldad humana como elemento fundamental para el divertimento.

Qué tiempos en los que no hacía falta el humor sostenido en la circense crueldad antediluviana consistente en reirse del débil, del monstruo de circo. Freaks (de Tod Browning) como si la hubiera dirigido Mariano Ozores.

En fin, que recordamos a Wyoming cantando Tramperos de Connecticut con la colaboración del público.

Y echamos de menos al Maestro Reverendo. 

Que en paz descanse.

ADEMÁS: ¿Qué fue de los colaboradores de Crónicas Marcianas?

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Hay una campaña intensísima que llama al voto en Estados Unidos para dirimir la batalla Trump-Biden. Y, generalmente, quien impulsa el voto (que puede adelantarse ya mismo aunque las elecciones sean en noviembre) suele inclinarse por un desalojo ordenado de quien ha ocupado la Casa Blanca durante los últimos cuatro años.

Trump ganó, entre otras cosas, gracias a la abstención de votantes demócratas progresistas que veían a Hillary Clinton demasiado escorada a la derecha.

Y la pesadilla se hizo realidad.

Ver resumen Ocultar resumen

El feísmo es una característica de ciertos anuncios televisivos y la verdad es que cada vez se hacen menos anuncios feos y es una pena. Los de los recopilatorios de musicote discotequero, tecno y bailable eran spots horrendos que daban la vuelta y, a veces, no daban siquiera esa vuelta completa sino que se quedaban a medio camino del asco.

Y, sin embargo, la nostalgia es algo tan enfermizo que vemos a ese imitador de Jezulín en el anuncio de Currupipi Mix y nos da cosita.

Ver resumen Ocultar resumen

Figuras como Marwan, Ismael Serrano, El Chojín o Rayden secundan una propuesta de Buenismo Bien para reivindicar la cultura. Se trata de un (contra)vídeo que da la réplica al de "¡Viva el Rey!", donde gritaban a favor de la monarquía desde Belén Esteban hasta Bertín Osborne, pasando por Tamara Falcó, Vargas Llosa o Santiago Abascal.

Páginas