Cuando nos gustaba Billy Crystal

¿Billy qué? Vale, si eres millennial o posterior quizá no sepas de grandes comedias menores como Cuando Harry encontró a Sallty, Cowboys de ciudad u Olvídate de París. Bueno, habrá quien coloque Cuando Harry encontró a Sally en otra categoría superior. Quizás. A ver. Estamos hablando de películas que han envejecido regular pero siguen teniendo un encanto especial.

Diremos aquí que, contra la opinión de la crítica, Cowboys de ciudad es la que más nos gusta, porque sale Jack Palance de muy viejo y eso siempre estimula. ¿Que no saben quién es Jack Palance? Bueno, eso mejor lo explicamos otro día. 

O mírenlo en el trailer y salen de dudas.

De nada.

Hablábamos de Billy Crystal, nacido en Nueva York en 1948 y que estudió en la escuela de cine con Martin Scorsese, y que casi fue profesional del béisbol pero acabó en la farándula. De orígenes judíos neoyorquinos, ámbito donde la comedia tiene una tradición prestigiosa.

Comenzó en la serie Enredo (que esta sí que es ya para memoriosos y para quienes, incluso, cursaron el PREU) y, naturalmente, perteneció a la factoría Saturday Night Live. 

Quizás, en todo caso, le recuerde usted, caballero, señora, de cuando presentaba los premios Oscar, cosa que hizo nueve veces entre 1990 y 2012.

Fue galán atípico de comedia romántica, siempre insistendo en su papel de urbanita capaz de proferir frases brillantes a cada momento, irónico y tierno, un poco en el estilo de Woody Allen pero menos aprensivo. De hecho, Billy Crystal trabajó a las órdenes de Woody Allen en Desmontando a Harry, una de las peores películas del director de Manhattan. No siempre se puede acertar.

Sí que hizo bingo Billy Crystal con su papel de psicoanalista en Una terapia peligrosa, con Robert De Niro (allá por 2002) ya inmerso en el proceso de autocaricatura que le ha llevado a protagonizar títulos como En guerra con mi abuelo y a aceptar todo guión que le presenten con tal de que le exija el mínimo esfuerzo.

Admitamos que Una terapia peligrosa está bien, la dirigió el siempre eficaz Harold Ramis y, bueno, se pasa muy buen rato.

Y desde entonces ¿qué?

Pues poca cosa. Billy Crystal sigue trabajando aunque menos y con muchísimo menos impacto. 

Ya septuagenario insiste en la comedia con títulos como Standing Up, Falling Down, rodada en 2019, o Here today, comedia romántica para 2021.

Nos gustaba mucho en los 80 y primeros 90 y nos sigue gustando verle junto a Meg Ryan, y también en París con Debra Winger, rastreando sus películas por el catálogo de Movistar o por ahí.

Billy Crystal continúa en la brecha. En la montaña rusa de la fama que es Hollywood ahora no se halla en lo más alto. Bastaría con que Netflix le ofreciese la serie (o película) adecuada para regresar a la primera fila.

Veremos.

ADEMÁS: ¿Qué fue de Chevy Chase?

 

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

Hay que seguir apoyando a las salas de cine, soñando con el tiempo en que acabe la pandemia y se pueda volver a escuchar en el asiento de al lado las crujientes palomitas del vecino o vecina, y por eso reseñamos el estreno este viernes 26 de febrero de un thriller con ingredientes más que interesantes.

Hablamos de Pequeños detalles, dirigido por John Lee Hancock (Emboscada final, El fundador) e interpretada por Denzel Washington, Rami Malek y Jared Leto.

Ver resumen Ocultar resumen

Supuso un hito cinematográfico aunque parte de la crítica no entendiese la fascinación del público. Y dejó para el mainstream las piruetas a cámara lenta en las escenas de acción. También abrió el interminable debate sobre si Keanu Reeves es el peor actor de la historia. Pero más allá de eso, ¿hace cuanto se estrenó 'Matrix'? Porque el tiempo corre que se las pela.

Ver resumen Ocultar resumen

De todo ha habido entre las reacciones al show de Victoria Abril en la presentación de su honorífico premio Feroz donde habló de "plandemia", "coronacirco" e infeficacia de las vacunas ("hay más muertos con las vacunas"). Como suele ser habitual en Twitter ha predominado el cachondeo, que para eso estamos, pero también hay quien ha exigido que la actriz (fabulosa actriz, por otra parte) se le retire el galardón. Abierto queda el debate.

Lo de quitarle el premio se justificaría por la gravedad de sus declaraciones.

Páginas