Cuando el turismo era glorificado en el cine franquista

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

El sol de España se convirtió en al principal industria que promocionar en España a partir de los años 60 y ello se tradujo en un buen montón de películas que hacían exaltación del turismo.

Paco Martínez Soria protagonizó la cinta que colocó el eslogan perfecto en la mente del españolito de a pie: El turismo es un gran invento.

Dirigida por Pedro Lazaga y con la presencia de José Luis López Vázquez y Antonio Ozores, entre otros grandes cómicos patrios, relata esta película el empeño de un alcalde con boina calada hasta el tuétano que quiere convertir su pueblo mesetario en destino para extranjeros y que, claro, viaja a Marbella para ver cómo se hace eso.

La peripecia se resume en el consabido choque entre la España rural y atrasada y la luminosa España nueva que se está construyendo con el dinero que traen los turistas.

Y también se incluye en El turismo es un gran invento la presencia de las suecas, personajes mitológicos fundamentales de la iconografía de una época donde el subdesarrollo también se notaba en el ámbito de la educación sexual. 

Las suecas, ese oscuro objeto de deseo

En un sinfín de películas españolas de los 60 y 70 aparecen esas extranjeras rubias, bellas y, sobre todo, desprejuiciadas. Capaces de tomar el sol en bikini sin reparo alguno y de comportarse con una libertad que el macho ibérico (protagonizado por José Luis López Vázques o Alfredo Landa) confundía con libertinaje.

Así de bestias y machistas éramos.

un-titulo-proturismo

Porque, más allá del chiste, lo que se ve en muchas comedias del franquismo es una discutible apología del acoso y defensa del sobón con la mano larga. ¿Ejemplos? A decenas. Desde Operación Bikini a 40 grados a la sombra o Tres suecas para tres rodríguez pasando por El abobinable hombre de la Costa del Sol. Y un título esencial: Manolo la Nuit. El arranque de esta película es, sencillamente, una obra maestra. 

Hilarante y absolutamente autocrítico este retrato del patético ligón de playa. Y un Alfredo Landa que, aún en películas así de ínfimas, dejaba brillar su talento.

Porque, a pesar de los pesares, ese cine español franquista se salva por el hecho de que permite contemplar a intépretes tan prodigiosos como Gracita Morales, Laly Soldevilla, Juanjo Menéndez, Manolo Gómez Bur, Cassen y otros muchísimos grandes.

Torremolinos mon amour

Y luego estaba otro factor del turismo que, tal vez, gustaba menos a las autoridades franquistas pero qué se le iba a hacer: la relajación de las costumbres y el contagio de las libertades que se disfrutaban más allá de los Pirineos.

De eso habla poco el cine franquista. Prefiere el tema de las suecas.

Pero sí hay una película (extraña, atípica en el panorama de la época) que dibuja un Torremolinos contracultural, joven y abierto al mundo. Se tituló Días de viejo color, se estrenó (con poco éxito) en 1968 y supuso el estreno como director de Pedro Olea. Salía por allí un jovencísimo Aute cantando en francés.

Resulta interesante contemplar ese Torremolinos tan pop que, pronto, sería sustituido por la mera masificación.

De aquellos polvos (tal vez) vinieran lodos en forma de turismo asfixiante.

El caso es que, igual que ahora desde ciertas instituciones y espacios de opinión, cuando Franco hubo un empeño en elevar a los altares el turismo como (casi) única solución al atávico atraso de España.

Por lo menos sirvió para que se hicieran algunas películas divertidas.

Y ahora ese turismo de masas se halla ausente y las películas franquistas son pura arqueología pero también este presente catastrófico lo será tarde o temprano.

DANIEL SERRANO

Ver resumen Ocultar resumen

Y lo hace con un genial vídeo con su hijo y su nieto

Ver resumen Ocultar resumen

Hubo unos años (allá por los 80 y primeros 90 del pretérito siglo XX) en los que se hicieron multitud de adaptaciones cinematográficas de obras literarias españolas y salió de todo: películas excelentes y películas pésimas. Luego hay quien ha perserverado y ahí está la atrevida adaptación de El Quijote en la que se dejó la salud el gran Fernando Rey (ya con una muy avanzada edad) y que, dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón, salió regular. Adaptar a Cervantes es un imposible. Hasta que venga alguien y lo haga bien.

Ver resumen Ocultar resumen

El cómic es una fuente de inspiración cinematográfica indudable pero no todo son superheroínas o superhéroes en el cómic. Más allá de la Marvel y DC hay todo un mundo de excelentes novelas gráficas que, en más de una ocasión, se han convertido en películas estimables.

Aquí va una lista con algunos títulos que merece la pena reivindicar.

También se nos ha colado alguna película (ejem) discutible.

Pero juzgue cada cual.

Páginas