Ana Belén: de 'Zampo y yo' a icono intergeneracional

En lo más oscuro de la primera ola de la pandemia vimos a Ana Belén cantando Agapimú junto a Carlos Areces y ello disipó algunas melancolías, fue un fogonazo de luz en medio de las tinieblas. Ojete Calor, moderno grupo de bromas y veras, reivindicaba así a una musa de la Transición que fue niña prodigio del cine como Rocío Dúrcal o Marisol y luego ha tenido una muy fructífera carrera.

Esta semana se le ha rendido homenaje en la Filmoteca y se le ha entregado un premio por su trayectoria, y no está de más recordar las excelentes películas y las estupendas canciones que ha interpretado esta madrileña del barrio de San Cayetano, a unos pasos de la plaza de Cascorro donde arranca el Rastro que hoy se halla suspendido hasta nueva orden.

María del Pilar Cuesta Acosta, artísticamente conocida como Ana Belén, nació el 27 de mayo de 1951. La mayor de tres hermanos, mostró desde pequeña pasión y talento para la música. Con apenas 10 años, ya estudiaba solfeo y frecuentaba concursos de jóvenes talentos en la radio, y en 1961 debutó en el programa Vale Todo, de Radio España. En 1964 grabó sus primeras canciones, y cantando Qué difícil es tener 18 años con tan sólo 13, se convirtió en la nueva niña prodigio de España. Pero no se conformó sólo con esto.

En medio de su éxito musical, protagonizó su primera película: Zampo y yo (1964) de Luis Lucia. Su personaje, Ana Belén, sería la inspiración para su nombre artístico. Aunque la película fue un fracaso en taquilla, llamó la atención del director teatral Miguel Narros, que instó a Ana Belén a estudiar Arte Dramático. A los 15, años debutó con la compañía Teatro Español, interpretando Numancia, obra del mismísimo Cervantes.

ella-y-zampo

Continuó trabajando con Teatro Español hasta 1970, cuando su carrera pasó a ser imparable. En esta década, la joven estrella estaba en todas partes, en proyectos teatrales, musicales, cinematográficos y televisivos. Es una de las principales figuras del momento, España está a sus pies.

En 1972, Ana Belén y Víctor Manuel, cantante y padre de sus dos hijos (David y Marina San José), se casaron en el Peñón de Gibraltar. Ambos de fuertes convicciones políticas, afiliados al PCE, llegaron a vivir exiliados en México durante seis meses, después de estrenar allí una obra que fue censurada en España.

Fueron la cara más visible del Partido Comunista durante la Transición, y en 1975, encabezaron juntos la huelga de actores (en la que participaron también Concha Velasco o Juan Diego). Actualmente, Ana Belén sigue defendiendo sus ideales públicamente, y no le importa tratar temas que otros artistas prefieren evitar.

Con una carrera tan extensa, la figura de Ana Belén es difícil de abarcar al completo y también de resumir. Ha participado en más de 40 películas, clásicos como Morbo, Al diablo con amor, Jo, papá, La colmena, La casa de Bernarda AlbaEl amor del capitán Brando, La petición, Sé infiel y no mires con quién, Libertarias... 

También televisión (y canciones)

Su pistoletazo de salida en televisión fue Hora Once (TVE) en 1968, y durante los 50 años posteriores, en los que ha estado siempre activa, añadió a su currículum Crimen y castigo, La pequeña Dorritt, Romeo y Julieta, Antígona... y muchas más series y programas televisivos.

Por supuesto, no podemos obviar su trayectoria en el teatro y en la industria musical. Con obras como El sí de las niñas, Sabor a miel, La gallina ciega, Hamlet, El mercader de Venecia o Medea, su presencia en el escenario siempre ha sido digna de destacar. Y musicalmente hablando, sus canciones son ya un legad: Desde mi libertad, El hombre del piano, La puerta de Alcalá, España, camisa blanca de mi esperanza y sus versiones de Mediterráneo Contamíname... quedarán para siempre.

De entre sus muchos logros y casi 70 galardones ganados durante toda una vida, destacan la medalla de oro que le dio la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España en 1995 por su labor, el premio Grammy Latino a la excelencia musical en 2015 y el Goya de Honor que le otorgaron en en 2017, además del ya mencionado homenaje que le rindió la Filmoteca entre otros.

Ana Belén es una imprescindible dentro del arte español, que sigue mostrando el camino a las nuevas generaciones y que revolucionó su momento. Una figura "donde convivan pasado y presente", como ella misma cantó en La puerta de Alcalá.

MYRIAM MARTÍNEZ

Ver resumen Ocultar resumen

Ir al kiosco a mancharse las manos de tinta con la prensa diaria es un ejercicio de militancia pleistocénica, no apto para millennials ni posteriores juventudes que bastante tienen con lo que tienen (ya lo ha dicho Macron: "Es difícil tener 20 años en 2020"). Y ya no digamos eso de comprar revistas, a no ser que hablemos de las del corazón o el Vogue, que siguen teniendo su público multidisciplinar y de varias generaciones. 

Así que concluyamos que mantener en papel una publicación dedicada al rock&roll es una heroicidad que hay que aplaudir.

Ver resumen Ocultar resumen

Iker Jiménez hace tiempo que cogió la linde del coronavirus como tema central de Cuarto Milenio y está dispuesto a ir con todo hasta el final. 

En esta ocasión, el presentador del programa de Cuatro ha querido analizar la realidad de China o, más bien, su versión de la realidad de China, situando allí el origen de la pandemia.

Y para hacerlo, Iker Jiménez ha optado por llamar a un colaborador conocido y reconocible por su discurso neoliberal, conservador y, sobre todo, por su viralísimo vídeo de las mentiras. 

Páginas