4 películas que el grunge (para bien o para mal) nos legó

Eran los años 90 y en Seattle había nacido el grunge y Douglas Coupland escribía su magnífico libro Generación X, artefacto literario que pretendía retratar a una juventud alienada pero feliz, mirando el futuro y diciéndose "bien, es aburrido, pero tendríamos que simular algún tipo de insurrección".

Eso fue el grunge: una insurrección simulada por chicos y chicas de clase media aquejados de melancolía, un regreso al punk sin mayores consecuencias, el último momento en que el rock&roll sonó en las radiofórmulas antes de caer vencido por Luis Fonsi.

¿Y cómo se tradujo eso al lenguaje cinematográfico?

En poca cosa.

1. Singles (1992)

No ha tenido buena suerte el grunge a la hora de ser retratado en el cine. Singles lo intentó. Historias cruzadas de varios personajes en la lluviosa Seattle, Matt Dillon melena al viento, cameo del mismísimo Eddie Vedder de Pearl Jam... Y nada. Un par de diálogos graciosos y, vista ahora, la nostalgia hiriente para quienes (sniff) experimentamos el subidón de aquellos días. Dicen que de aquí surgió la idea de Friends. Por lo del grupo de solteros que viven en un mismo edificio. Ah, también sale Tim Burton interpretando un papelito minúsculo. Dirigía Cameron Crow, que casi adolescente se incrustaba en las giras de las estrellas del rock y lo contaba en Rolling Stone (lo que plasmó en su película Casi famosos) y luego se convirtió en director de desigual trayectoria.

2. Reality Bites (1994)

Aproximación al momento generacional dirigido ¡por Ben Stiller! Sí, el de Zoolander. Y el caso es que no está del todo mal (ni del todo bien). Molan Winona Ryder y Ethan Hawke y, escondida entre los rostros del reparto, también aparece una jovencísima Renée Zellweger. No es del todo grunge pero lo intenta y en su banda sonora suenan Dinosaur Jr, U2, Lenny Kravitz y Crowed House. Una interesante mezcolanza 90's.

3. ¿Quién mató a Kurt Cobain? (1998)

Un documental sensacionalista pero con cierta capacidad hipnótica. Utiliza los trucos más sucios del periodismo audiovisual (entrar a todos lados con la cámara grabando, mezclar texturas, cortes y movimientos de cámara espasmódicos para dar sensación de que ALGO ESTÁ PASANDO -así con mayúsculas-) y, bueno, lo cierto es que consigue atraer la atención del espectador. Una investigación de chicha y nabo poniendo en duda la versión oficial sobre el suicidio de Kurt Cobain, señalando con el dedo a su viuda (la pobre Courtney Love). El director, un británico llamado Nick Broomfield, que en 2017 ha hecho otro documental con protagonista cadáver: Whitney: Cain I Be Me.

4. Last days (2004)

Una obra maestra. Sólo Gus Van Sant podía haber firmado una película así. Si entras (que no es fácil), acabas riéndote a carcajada limpia. Es como si el bueno de Gus hubiese gastado una broma a los de HBO (que es quien producía) y estos ni se hubiesen enterado. Un tío que se parece a Kurt Cobain se pasa todo el metraje en una casa tocando la guitarra y musitando canciones que se asemejan a las de Nirvana y medio borracho o drogado o agilipollado (nunca se sabe) y todo es misterioso y a la vez risible. Lo más cachondo es lo de las canciones, siempre cantadas sin vocalizar y sólo parecidas a las de Nirvana porque HBO no logró los derechos de las canciones de Nirvana (temiéndose estos lo peor). Increíble pero cierta. 

ADEMÁS: Frances Bean Cobain o el retorno del grunge

DANIEL SERRANO

Ver resumen Ocultar resumen

Lo mejor de Netflix son, a día de hoy, sus documentales. Tanto true crime en el catálogo empacha pero, entre la hojarasca, aparece Supongamos que Nueva York es una ciudad, maravilla dirigida por Martin Scorsese, o este Crack: Cocaína, corrupción y constpiración que contiene en toda su crudeza la verdad sobre una plaga que se extendió sobre la podredumbre de la revolución conservadora iniciada por Reagan.

Ver resumen Ocultar resumen

Echando mano de uno de sus míticos personajes

Ver resumen Ocultar resumen

Si una vela explota, cualquier cosa puede pasar

Páginas