Ver resumen Ocultar resumen

Decía Ángela Davis en los años 80, en su célebre obra Mujeres, raza y clase (Women, Race & Class) que en 1903 "un senador decía que, en el norte (americano) se gastaba miles de dólares en la comunidad negra para construir una dominación africana mientras los pobres blancos no tenían quiénes les ayudaran".

Ver resumen Ocultar resumen

Y ojo al partidazo que le tenía preparado

Ver resumen Ocultar resumen

Tras una fuerte discusión con Irantzu Varela

Ver resumen Ocultar resumen

La pensión del diputado del PP también tiene su lado cómico

Ver resumen Ocultar resumen

Lo dice el que fuera secretario de Organización de Unidas Podemos, Pablo Echenique, y asegurando que las diferencias entre ambos son pocas (o ninguna). "Es duro pero es cierto. En estos momentos, las propuestas de gobernabilidad para España de Pedro Sánchez y la condesa de la corrupción son... LA MISMA", asegura el de Podemos después de escuchar a Esperanza Aguirre en laSexta Noche (laSexta).

Ver resumen Ocultar resumen

Críticas a Pedro "El Resistente"

Ver resumen Ocultar resumen

Recurramos al tópico en forma de cita recurrente: "La verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero". Y Risto Mejide puede que no resulte admisible como personaje ejemplar para cierta clase opinante pero Las cloacas del periodismo, reportaje surgido del programa Todo Es Mentira, contiene suficientes verdades incómodas como para merecer un rotundo aplauso.

Ver resumen Ocultar resumen

La serie de HBO es, de momento, lo mejor de la temporada

Ver resumen Ocultar resumen

Qué ver esta semana en televisión... 

Ver resumen Ocultar resumen

La miniserie ha recibido el aplauso generalizado

Ver resumen Ocultar resumen

De Rosa Díez seguimos hablando porque su protagonismo está ahí, desde la cadena COPE junto al insigne Carlos Herrera, y también (y sobre todo) mediante la utilización de Twitter con mensajes apocalípticos y absolutamente contrarios al PSOE en que ella militó hace algunas glaciaciones pero no tantas.

Ver resumen Ocultar resumen

Hubo un tiempo en que películas de alto contenido sexual o violento no se pasaban por la televisión. Veníamos del franquismo y ya se sabe. Ahora no se ponen porque no hay interés ni en la televisión pública ni en la privada por programar películas que no sean de estricta actualidad o Pretty Woman, que pese a su tufo machista sigue emitiéndose y sigue cosechando audiencias más que estimables. En fin, el público es incorregible.

Páginas