Ver resumen Ocultar resumen

Portavoz oficioso del mundo del toro en redes

Ver resumen Ocultar resumen

El hilo que a muchos hará sentir muy mayores

Ver resumen Ocultar resumen

Se han recrudecido las caceroladas en la calle Núñez de Balboa, sita en el madrileño barrio de Salamanca y epicentro cosmológico para una burguesía que Manuel Longares en su magnífica novela Romanticismo calificaba de "improductiva". Burguesía improductiva quizás pero con ganas de montar bronca debido a que un virus ha matado a muchos españoles y resulta que la culpa es de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El razonamiento puede que parezca de lo más churrigueresco pero si preguntan a su cuñado (o a Pablo Motos) seguro que se lo explica bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Cómo está el patio. La gente de orden del barrio de Salamanca canta Bella Ciao contraviniendo el espíritu antifascista de dicho himno partisano y el torero Cayetano Rivera llama a la revolución citando a Víctor Hugo, el de Los miserables, novela en la que los oprimidos pertenecen a las clases bajas y no viven precisamente en Núñez de Balboa.

Sea como fuere.

Cayetano Rivera ha hecho un tuit en el que se dirige al vicepresidente Pablo Iglesias.

Ver resumen Ocultar resumen

El propio presentador ha alucinado

Ver resumen Ocultar resumen

Los escenarios distópicos que se dibujaban Black Mirror, fabulosa serie de fábulas entre el futurismo y lo contemporáneo, ahora son (en gran medida) una realidad cotidiana para gran parte de la población del planeta. Confinamiento, vigilancia, sociedades en crisis, huída a lo virtual, obligatoriedad de exponer nuestras taras biológicas a la empresa o al Estado... Todo eso está ahí. De todo eso hablaba Black Mirror así que ¿cómo abordar una nueva temporada?

Ver resumen Ocultar resumen

Porque moda presidencial y menaje van de la mano

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Páginas