¿Y si 'Élite' se hubiera rodado en 1997?

El crossover que nadie había pedido pero al que ahora todo el mundo está enganchado. 

Netflix España lo ha vuelto a hacer. Tras el pelotazo que ha supuesto 'Élite' en todo el mundo, han querido dar una vuelta a la serie y 'recuperar' el piloto de la misma que se grabó en 1997 pero que fue descartado por... por... por salud mental. 

Este piloto de 'Elite' supone el crossover definitivo con todas las series teenager patrias de la época. 'Nada es para siempre', 'Compañeros', 'UPA Dance', 'Los Serrano' y, por encima de todas, 'Al Salir de Clase'. Alsa para los amigos.

Este piloto de 'Elite' tiene a Pablo Puyol en el papel de Samu, a Carmen Morales como Lu y a Carlos Castel como Guzmán. No queda ahí el reparto. Raquel Meroño es Carla , Adrián Rodríguez es Ánder y Manuel Feijoó es Polo. En el papel del profesor Martín está Marc Clotet, curiosamente, de los más jóvenes del reparto. 

ADEMÁS: Actrices y actores olvidados de los 90

Una historia de Instituto de antaño que combina lo mejor de la serie de Netflix: relaciones tóxicas, embarazos, descubrimientos sexuales, pero también chupitos de piruleta, chats primigenios y una estética que hará sangrar los ojos de Josie. O no. 

Sea como sea, el episodio de cinco minutos ha generado una demanda de más contenido impresionante. Sí, es un capítulo mamarracho pero ahora todo el mundo quiere saber qué van a hacer Ander y Samu con el cuerpo de Polo. Y, sobre todo, qué va a hacer Carla con su hijo o hija. 

Si alguien buscar en el diccionario la definicón de 'placer culpable', aparecerá este capítulo de 'Elite 1997'. Y para que nadie tenga dudas, Carmen Morales tiene 48 años en la actualidad

Fotos y vídeo: Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

La nueva compañía producirá contenido para Movistar+, Atresmedia y terceros operadores

Ver resumen Ocultar resumen

Late Motiv y United Unknown han creado este spinoff

Ver resumen Ocultar resumen

Homenaje a una canción que ha resurgido como nuevo himno insurreccional. La casa de papel ha convertido este vieja pieza partisana en fenómeno global. Y, sí, más allá de su belleza musical, es una canción de alto voltaje izquierdista.

Por mucho que Santi Abascal la pinchara en su celebrada sesión de DJ en el antiguo Pachá cuando convocó a la juventud rojigualda a Cañas por España y acudió allí la mismísima Victoria Federica, hermana de Froilán.

Páginas