Visto en 'First Dates': "Quiero un hombre mayor, sin ganas de sexo pero con dinero"

Hay quien va a First Dates buscando el amor. Hay quien acude al programa buscando la fama. Y hay gente, como Eloísa, que se aventuran a ir al programa por dinero. No por el que pague o deje de pagar la productora, sino por el que pueda tener la cita a ciegas. 

Eloísa, una asturiana de 57 años, llegó a First Dates con las ideas claras. "Yo tuve un marido con el que lo hacía seis veces al día y ya no quiero hacerlo más. Quiero un hombre mayor que ya no tenga ganas de sexo pero que tenga dinero, eso sí". ¿Amor? ¿Dignidad? No sé de qué me habla, caballero. 

La víctima, porque no se le puede llamar cita, elegida por el programa para cenar con Eloísa fue Benjamín. A priori, parecía encajar con lo que pedía, al menos en edad, pues tenía 77 años, 20 más que ella. Este jubilado de A Coruña no sabía lo que se le venía encima. 

ADEMÁS: Cuando la política (y Franco) se cuelan en 'First Dates': tres momentos memorables

De hecho, durante la cita, Eloísa no tuvo reparo en intentar sonsacar a Benjamín para averiguar si era económicamente interesante para ella. Así, directamente, le preguntó cuánto ganaba en cuanto tuvo ocasión. Cuando Benjamín le dijo que 800 euros, la cara de Eloísa cambió. No dijo nada, pero los espectadores sabían que en su palabra sólo había una palabra: Next. 

En cuanto se quedó sola, la materialista participante confesó sus sensaciones, y verificó que había dejado la dignidad en casa. "¡Ay, Dios mío! Un hombre que no tiene un duro. ¿Voy a aguantar yo esto? Lo aguantaría por algo, hombre. Cuando una persona no es así... como novios que tuve, empresarios de verdad... Este hombre no tiene un duro. ¿Qué hago yo con él?". 

ADEMÁS: Influencer Lab: El truco definitivo para maquillarte en Navidad (tutorial incluido)

Cuando terminó la cita y les preguntaron si se verían una segunda vez, Eloísa fue directa, como había sido todo el programa. "Lo vamos a dejar así". El pobre Benjamín sólo pudo mirar con sorpresa, eso sí, después de pagar la cuenta. 

¿El problema para Eloísa? Que ahora la conoce mucha más gente y saben a lo que va. Ojo, esto no quita para que su media naranja, forrada de dinero, esté esperándola en el sitio menos esperado. 

Mientras llega y no llega, los oídos de Eloísa andarán pitándole un tiempo, a juzgar por los comentarios en Twitter. 

Fotos y Vídeos: Mediaset

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

A días del estreno en Guadalix

Ver resumen Ocultar resumen

Vuelve el reaility de los famosos

Páginas