Víctor Clavijo recitando a Daddy Yankee, Chimo Bayo y Leticia Sabater: oro puro

Zúmbale mambo pa' que mis gatas prendan los motores

Zúmbale mambo pa' que mis gatas prendan los motores
Zúmbale mambo pa' que mis gatas prendan los motores
Que se preparen que lo que viene es pa' que le den

¡Duro! Mamita, yo sé que tú no te me va' a quitar
¡Duro! Lo que me gusta es que tú te dejas llevar
¡Duro! Todos los weekend'es ella sale a vacilar
¡Duro! Mi gata no para de janguear, porque

A ella le gusta la gasolina (Dame más gasolina)
Cómo le encanta la gasolina (Dame más gasolina)
A ella le gusta la gasolina (Dame más gasolina)
Cómo le encanta la gasolina (Dame más gasolina)

No, no es una obra de Shakespeare. Tampoco es Góngora el autor de esta joya. Lo cierto es que es una obra mucho más actual, aunque cuenta con más años de los que mucha gente habría imaginado. 

ADEMÁS: ¿Cuál fue la canción más famosa del año que naciste?

La Gasolina de Daddy Yankee se lanzó allá por 2004, cuando el reggaeton era aún algo desconocido y fue, precisamente esta canción, la que lo elevó a categoría de fenómeno mundial. Es decir, tanto quejas como agradecimientos por el género, a nombre de Daddy Yankee. 

Lo que nadie esperaba era que entre la marabunta urbana y hiphopera que destila esta canción, Víctor Clavijo supiera sacar el lado romántico de su letra. Las cosas como son, con el vozarrón que se gasta el actor, hasta una receta de pisto manchego sonaría sensual. 

ADEMÁS: Accidentes de coche difíciles de explicar

Pero Víctor Clavijo ha elegido este clásico del reggaeton para poner los pelos de punta (y algo más que los pelos) a miles de personas en Twitter. 

La pregunta es, ¿está blanqueando Víctor Clavijo el reguetón? ¿Es Víctor Clavijo el Pablo Motos del trap? Lo cierto es que el actor ha sentado un precedente que el tiempo determinará en qué deriva. Si en 50 años, la asignatura de Literatura incluye a Daddy Yankee entre los grandes poetas urbanos del siglo XX, es posible que el actor sea uno de los responsables. 

Pero es que el espectáculo de Vícto Clavijo no ha parado con Daddy Yankee. El actor también ha tenido tiempo (es lo que tienen los confinamientos) de arrancarse por Leticia Sabater y Chimo Bayo. En este caso, dos de las obras más elevadas de cada artista: La Salchipapa y Así me gusta a mí. Si esto no es cultura, que venga Fran Rivera y lo desmienta. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Problemas del primer (y privilegiado) mundo

Ver resumen Ocultar resumen

¿Hay que hacer caso de su teoría? Qué va, qué va, qué va... 

Ver resumen Ocultar resumen

En esta semana en la que España camina irremediable hacia otro confinamiento, el rey emérito muestra su solidaridad con algunas amistades y algunos políticos se dedican a sembrar el odio entre ciudadanos, en vez de hacer política, no está de más sacar una sonrisa de donde se pueda

Páginas