Verano azul explicado a los millennials

Queridas niñas y niños, seguramente habréis oído mencionar a vuestros mayores (hasta la saciedad) una serie española de hace varias glaciaciones titulada Verano azul.

Y tal vez os preguntéis la razón por la cual Verano azul resulta de tantísima importancia en la nostalgia colectiva de España.

Después de un millón de reposiciones hay gente que se la sabe de memoria (y la venera) y hasta se han escrito varios ensayos sobre su influencia generacional.

He aquí una serie de cosas que todo joven de hoy en día tiene que saber acerca de una serie cuya alargadísima sombra todavía nos cobija.

1. La serie estival que se estrenó en invierno

chanquete-y-la-banda-despues-de-la-lluvia

En Verano azul había algún capítulo de paisaje lluvioso pero sólo como leve paréntesis. En general, las vacaciones del grupo de chavales protagonistas se desarrollaban bajo un sol de justicia y, mientras tanto, aquellos primeros espectadores de 1981 veían la serie en un otoño que iba adentrándose en el invierno. Concretamente, se emitió los domingos a las 16:05 entre el 11 de octubre de 1981 y el 14 de febrero de 1982 . Es verdad que, dado el exitazo, en seguida volvió a redifundirse cada verano desde aquel primer verano invernal.

2. Sex on the beach

la-chavaleria

Lo primero que llamaba la atención al espectador infantil de aquella España recién salida del franquismo era que en Verano azul hubiera niños que ¡decían tacos! Como cualquier chaval de su tiempo y del ahora. Hubo, incluso, quejas en forma de cartas al director en los periódicos pidiendo que se censurase aquel lenguaje presuntamente inapropiado. Además, (para más inri) en la serie se hablaba de sexo. Había tensión sexual evidente entre los personajes adolescentes y alusiones concretas y hasta un capítulo en que Javi se despelota en una piscina y escandaliza a unas niñatas. Cómo no iba a atraer ese contenido al público más joven de la época. Eso sí, con las mismas, en Verano azul se colaban unas homilías buenistas y unos textos que ni un niño ni un adolescente ni un anciano a punto de fenecer hubieran pronunciado. Pero los guionistas tenían que dar una de cal y una de arena. Ya vendría Física y química para que todo fuese libertinaje.

3. Todo pasaba en Nerja

nerja-muchos-años-despues

Ahí, donde la foto, en el Balcón de Europa, se reunía la pandilla a comer pipas y tramar nuevas aventuras. Luego se iban por los acantilados, se bañaban en playas sin turista alguno y hasta se perdían en cuevas extraordinarias. Todo eso era Nerja, en la provincia de Málaga. Una localidad que, por cierto, conserva su encanto y sus huertos y cañizales y, sobre todo, sus atardeceres prodigiosos.

4. Bea ya es mujer

bea-de-verano-azul

También tuvo mucho impacto Verano azul porque explicó (regular) a varias generaciones de españoles lo que es la regla. Sí, la menstruación. En uno de los capítulos le sobreviene a Bea su primer periodo y no veas qué drama. Como Bea tiene la regla ni puede bañarse ni jugar ni nada, sólo sentarse en la toalla y leer libros. Luego se le pasa y en el siguiente capítulo como si nada hubiera sucedido. En el capítulo este de la regla la madre de Bea hace un anuncio solemne en el salón familiar del apartamento: "Ya es mujer". Toma castaña.

5. Algo se muere en el alma

antonio-ferrandis-alias-chanquete

Otro capítulo fundamental para el millennial de nuestros días entienda la importancia de Verano azul es el episodio en que muere Chanquete, viejo marinero que vive en un barco encallado en medio de un huerto y añorando siempre sus días de navegación. No quedó ojo sin lágrima en toda España el día en que murió Chanquete. Antonio Mercero era un genio del sentimentalismo y no tenía piedad a la hora de provocar el llanto: primero con Pancho pegando gritos ("¡Chanquete ha muerto, Chanquete ha muerto!") por la playa y luego con la conocida sevillana Algo se muere en el alma. Otro de los misterios de la existencia se desvelaba a la chavalería de los 80: la gente de nuestro alrededor, por muy bien que nos cayera, también se moría.

6. Los padres (y madres)

los-padres-de-verano-azul

Y luego estaban los padres y las madres, que eran de traca. Enternecedores de puro brutos. En uno de los episodios se ve al padre de Quique tomando un cubata en un bar (ataviado con bañador tipo slip, camisa absolutamente abierta y cadena de oro brillando entre el abundante vello del pecho) y que le comenta a su chaval según pasa: "Dile a mamá que no voy a comer, que me he encontrado con un compañero de trabajo". La mamá estaba en casa haciendo la paella. Aquella España heteropatriarcal era así La cambiarían Desi, Bea, Javi, Pancho, El Piraña. O la intentarían cambiar un poco.

7. Qué fue de

verano-azul-años-despues

Y toca, claro, relatar qué fue de aquella pandilla de verano. Antonio Ferrandis falleció en el año 2000 hasta el gorro de que le recordasen como Chanquete tras una amplísima carrera como actor que incluía hasta un Oscar de Hollywodo que le dieron a Volver a empezar. María Garralón (Julia) ha seguido al pie del cañón en mil y un series y piezas teatrales. Bea y Desi (que eran hermanas en la vida real -no en la serie-) pasaron del mundo del espectáculo y se dedicaron a la enfermería. Juanjo Artero (Javi) derivó su carrera hacia la interpretación y hasta hoy. Quique y Piraña tiraron hacia profesiones normales (uno es comercial y el otro teleco). En Nerja continúa Tito, ejerciendo de guía turístico que enseña los escenarios de Verano azul y con el que los visitantes se hacen fotos nostálgicas. A Pancho se le dio por muerto muchas veces, desapareció y reapareció, se habló de sus problemas con las drogas, se desmintieron dichos problemas pero lo cierto es que no acudió al reencuentro que los miembros del reparto hicieron en 2011.

8. Muchas gracias, Antonio Mercero

antonio-mercero

El artífice de la obra maestra que (para tantos españoles) es Verano azul tiene un nombre y un apellido que han de considerarse HISTORIA con mayúsculas de la televisión: Antonio Mercero. Se inventó la serie, la dirigió, la escribió y, además, luego siguió haciendo grandes ficciones televisivas. Véase Turno de oficio, donde Juan Echanove saltó a la fama. Tiene 81 años y está retirado de la vida pública a causa del alzheimer.

ADEMÁS: De Raíces a Hombre rico, hombre pobre: series de los 70 que triunfaron como Juego de tronos

DANIEL SERRANO

Fotos: Cordon Press, TVE

Ver resumen Ocultar resumen

Una serie en la que cada capítulo es como una pequeña pieza teatral y que se exhibe el talento interpretativo de nombres tan mayúsculos como Carmen Machi, Eduard Fernandez o Inma Cuesta. Interpretando a personajes episódicos que tiene su contrapunto en un estupendo elenco habitual con Emma Suárez liderando y Álvaro Cervantes destacando con su muy preciso trabajo (aquí hay un actor de fuste, ojo).

Páginas