Una tarde junto a Christian Gálvez en la Feria del Libro

Hace remotas glaciaciones escribí un libro con mi padre y recientemente la amabilísima gente de la editorial Frida se prestó a reeditarlo, razón por la cual este domingo 11 de junio estaba yo (y estaba mi padre) sudando la gota gorda en la Feria del Libro a la espera de lectores ávidos de nuestra firma.

El caso es que nos hallábamos en la caseta de la Casa del Libro y nos tocó con Christian Gálvez al lado

Señoras y caballeros, niños y niñas y también mascotas hacían cola más de media hora antes y al menos dos  personas preguntaron si había que comprar un libro para conseguir la firma del presentador de Pasapalabra y gran experto internacional en Leonardo Da Vinci.

Incluso hubo quien pretendió, en un rapto de confusión, que Christian Gálvez le firmarse el libro de otra de las autoras de la caseta.

- ¿Si compro este libro me lo firma Christian?

- Se lo firmo yo que para eso lo he escrito. Luego Christian que haga lo que quiera.

Al fondo (era una caseta amplia) estaba el padre Ángel a los suyo y no le faltaron admiradores.

¿Y cómo es Christian?

Ahora bien. Al César lo que es del César. Christian Gálvez (por mucha rabia que nos provoque el hecho de que firmarse muchísimos más libros que nosotros) transmite buen rollo y trata a la gente fenomenal.

Aguanta el chaparrón, saluda a los que pasan y gritan su nombre (¡Christiaaaan!) y deja caer, a lo largo de la tarde, varias citas eruditas sobre Da Vinci (lugar de fallecimiento, fecha, obra selecta, etc).

christian-galvez-en-la-feria-del-libro

Tiene pinta de buen tipo y por eso las masas le adoran. Muchísimos niños llegan a la caseta y se quedan embelesados mirándolo, como fascinados porque ese muñeco que ven en la tele cada tarde haya salido del aparato y esté ahí, rubricando como si no hubiese mañana.

Christian Gálvez tiene tatuado en el antebrazo la mano de Dios y la mano de Adán que pintó Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. Su renacentismo es total.

Le preguntan los responsables de la caseta si, cuando llegue la hora fijada, se corta el grifo de admiradores que buscan su firma y él contesta:

- No, no, hasta que no atienda a todos no me voy.

¿Lo ven?

Un tipo estupendo, simpático y educado.

Firmó chorrocientos libros y nosotros cinco o seis ejemplares pero lo asumimos con deportividad y nos lo pasamos bien, qué caramba. Lo importante es participar.

DANIEL SERRANO

Fotos: Cordon Press

Ver resumen Ocultar resumen

Miles personas han salido a las calles de Barcelona para pedir la libertad de los líderes de Òmnium Cultural y ANC. Y no sólo eso ya que muy poco antes se declaraba el 155 y ello activaba una protesta mucho más amplia.

El caso es que al final de la manifestación masiva ha subido al escenario la cantautora mallorquina Maria del Mar Bonet y ha emocionado a la multitud.

Ver resumen Ocultar resumen

Mientras el 155 cae (con todo su peso) sobre Cataluña todavía se habla del caso Pitingo. Es decir, del anuncio hecho por el cantante de suspender un concierto que iba a dar en Barcelona a causa de la situación política.

Extrañó que Pitingo se pusiera tan flamenco (nunca mejor dicho) cuando no suele pronunciarse sobre cuestiones de actualidad. Pero aquí sí lo hizo. 

Hubo cierto cachondeo en Twitter sobre el rotundo pronunciamiento de Pitingo.

Ver resumen Ocultar resumen

Más perdido que un pulpo en un garaje. Así se vio Bob Dylan aquel 28 de enero de 1985 en que acudió a la grabación de la solidaria We are the world, canción colectiva que se impulsó para luchar contra el hambre en África.

El tema compuesto por Quincy Jones convocó ante los micrófonos de un estudio de grabación a todo el star system de la música ochentera: Tina Turner, Huey Lewis, Michael Jackson, Bruce Springsteen, Billy Joel, Cindy Lauper, Stevie Wonder...

Páginas