Una secta satánica demanda a 'Sabrina', la serie satánica de Netflix

Cuando el diablo se aburre, mata moscas con el rabo. Al menos, antes. Ahora parece que cuando el diablo se aburre, se pone las series de moda en Netflix. 

Sólo así se explica la última polémica en la que se ha visto envuelta 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina', el último bombazo de la plataforma de streaming, que ha sido demanda por 'The Satanic Temple', una conocida secta satánica. 

La Iglesia Satánica acusa a la serie de Netflix de apropiarse de la imagen de su líder. La imagen a la que se refieren es la de Baphomet, que habría sido copiada por la serie, para presidir la Academia de Artes Oscuras en la que estudian las brujas. 

ADEMÁS: El oscuro retorno de Sabrina (la de 'Cosas de Brujas')

Según The Satanic Temple, "es un monumento con derechos de autor con derechos de autor que usan para promover el pánico contra el satanismo en la serie. Está claro que estas imágenes fueron tomadas directamente del Templo Satánico, pero ni se concedió ni se solicitó permiso alguno". 

Por otro lado, el abogado de la secta satánica declaró a CNN que su demanda viene dada porque la estatua "representa intereses únicos como la empatía, la autonomía corporal y las libertades individuales". Todo lo contrario a lo que promueve en la serie. 

ADEMÁS: Jordi Hurtado se reincorpora a 'Saber y Ganar' tras renovar su pacto con el diablo

Obviamente, los fans de la serie han reaccionado de forma negativa ante la demanda. La Iglesia Satánica se defiende con un argumento muy español. "¿Habrían sido tan comprensivos si se hubiera usado una mezquita real como cuartel general de una célula terrorista?". 

Está por ver en qué queda la demanda. No obstante, de no llegar a juicio y alcanzar un acuerdo previo, ¿se podrá decir que han hecho un pacto con el diablo?

Fotos: The Satanic Temple y Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

Pedro Pascal será el protagonista pero estará acompañado de un elenco a la altura de la inversión

Ver resumen Ocultar resumen

Buenas noticia para Donald Trump y malas, muy malas, para Stormy Daniels. 

La actriz porno que ha puesto en jaque al presidente de Estados Unidos, tras revelar que mantuvieron un romance y que el multimillonario la sobornó para que no lo contara, ha sufrido un duro revés judicial 

Páginas