Twitter se indigna con el colegueo de Inda y Granados en El Programa de Ana Rosa

Franciso Granados ha concedido una entrevista este martes a El programa de Ana Rosa donde el ex secretario general del PP de Madrid llegó con una clara y única intención. Su objetivo durante toda la charla ha sido desmentir todo, desmentir que él haya robado algo, desmentir cualquier implicación en la trama Púnica.

Granados se sentó en el plató de Mediaset tras pasar dos años y ochos meses en prisión preventiva y ha desmentido por activa y por pasiva implicación alguna con algún delito. 

Su lema era claro y él no iba a permitir que en ningún momento la atención se desviara. Así le confesó a Ana Rosa que:"voy a dedicar los próximos años a desmontar las falsedades que se han dicho sobre mí". 

Sí, en ningún momento ha reconocido que pueda haber un delito, ha dejado entrever fabricación de pruebas falsas por parte de la policía, ha insinuado fuego amigo del PP, ha demostrado que no tiene cariño alguno por Ignacio González y ha dejado claro que no es de los que tira de la manta. 

No tirará de la manta

Ha sido constante su frase de que no está fabricando un informe contra Cristina Cifuentes. El mensaje es obvio. Él defiende que no ha hecho nada y que el PP tampoco. 

Frases como las dichas por Granados eran jugosas para titulares y para que sirvieran para dar pie a preguntas comprometidas de los periodistas. 

lo-nego-todo-

Ana Rosa mostró su tono habitual y no fue muy incisiva. Papel que sí adoptó Ana Terradillos (periodista de la Cadena SER) que sí le apretó, le mostró sus contradicciones, y el ex senador pasó a embarrar la entrevista. 

Cortaba, no tenía intención de que saliera algún titular más allá de su mensaje precocinado, de su discurso prefabricado en el que decía casi no conocer a Marjaliza. 

Tensa entrevista

La tensión con Terradillos subió, la llamó mentirosa y mala periodista. Tampoco era mucho más amable con Monserrat Domínguez (directora de The Huffington Post España). 

Un tono que distaba muchísimo con el que mantenía con el tercero de los periodistas tertulianos de la mesa. ¿Quién era esa tercera pata de la mesa? Pues el periodista al que le concedió una reciente entrevista: Eduardo Inda. 

El director de OK Diario que tan parlanchín está en otros coloquios aquí parecía asistir como mero espectador. Casi no se notaba su presencia, más allá de hacer aclaraciones que, por lo general, favorecían a Granados, salvo alguna contada excepción. 

inda-no-fue-muy-duro-

De hecho no dejó de llamar la atención el tono agresivo con Ana Terradillos, un tanto irónico con Monserrat Domínguez y el colegueo con Inda. Al ex director de Marca le llama por su nombre de pila, casi como a un amigo de toda la vida. 

Lo hacía como buscando una mirada cómplice, una voz que se sumara a su causa, a la defensa sin fisuras de su inocencia, de que todo es un macromontaje político contra él.

Y las redes sociales, como era de esperar, se percartaron del trato entre ambos. 

Twitter se burla de Inda 

Ver resumen Ocultar resumen

Nadie lo esperaba, quizá, pero Christian Gálvez aprovechaba un momento de su Pasapalabra para dirigirse a aquellos que faltan el respeto a través de las redes sociales. No lo hacía el presentador hablando directamente a cámara o respondiendo a una crítica en concreto; lo hacía aprovechando para dar su opinión metiendo en el asunto a los dos concursantes que entonces intentaban hacerse con el gran premio del concurso y diciendo lo siguiente.

Ver resumen Ocultar resumen

Decía el portavoz de la Fundación Francisco Franco, Jaime Alonso, que lo de Franco no había sido un golpe de Estado y que el dictador había hecho por la democracia mucho más que los que hoy se manifiestan en las calles pidiendo ilegalizar su fundación. Y esta, quizá, era solo una de las surrealistas declaraciones del portavoz que tenían que escuchar muchos.

Ver resumen Ocultar resumen

Vuelve el Chester. Y vuelve Risto Mejide, que aunque sigue llevando sus famosas gafas de sol por recomendación de su madre (ella dice que está mucho más guapo con ellas), ha dejado definitivamente atrás a ese personaje, un tanto cascarrabias, que le dio la fama hace ya once años como jurado de Operación Triunfo.

Páginas