'Supervivientes' o cómo disfrutar del sufrimiento ajeno

¿Por qué funciona tan bien en audiencia 'Supervivientes'? Fácil, porque el público puede ver a famosos sufriendo

Se puede dulcificar la respuesta, pero la realidad es que al espectador le gusta el morbo, y pocas cosas tan morbosas como ver a un rostro conocido pasarlo mal, discutir, sufrir por la comida, o incluso llegar a pegarse con otro famoso.

Es una realidad complicada de aceptar, pero cuando uno de cada tres espectadores se para a ver cómo una concursante agrede a otra, es que algo está fallando. En el espectador y en el contenido que está viendo. 

ADEMÁS: La agresión más deleznable de 'Supervivientes' 

Eso exactamente es lo que ocurrión en la cuarta gala de 'Supervivientes'. Saray Montoya fue expulsada por agredir a Romina Malaspina. No hay presuntas ni posibles agresiones, hay agresiones confirmadas con una expulsión fulminante que, aún no sabemos el motivo, no fue emitida. 

¿Tenemos estómago para todo pero no para emitir una agresión? ¿Será que la emisión de la misma ponía en riesgo una de las ediciones más exitosas de la historia del reality? ¿Será que interesa mantener a Saray contenta para seguir exprimiendo el incidente? Vaya usted a saber.

La realidad es que esa gala, en la que durante dos de las cuatro horas que duró, dejaron ver que emitirían la agresión pero no lo hicieron, alcanzó un bestial 32,5% de share

ADEMÁS: ¿Aún crees que sabes lavarte bien la cara? Echa un ojo

Una semana más tarde, Saray Montoya estaba sentada en plató, charlando de forma amistosa y risueña con Jorge Javier Vázquez. Qué risas, ¿no? Hace unos días estaba curtiendo el lomo a una compañera y ahora estoy aquí, de buen rollo, con el presentador estrella de Mediaset. Ojo, y de paso no pago la multa por irme del concurso. Negocio redondo. 

Se lo digan a María Lapiedra y Adrián Rodríguez. 60.000 y 30.000 euros de multa, respectivamente, tendrán que pagar los dos concursantes, por abandonar el reality. Saray no pagará un euro, a pesar de su agresión. Sí, amigos, esto es lo que busca el público. 

Pero claro, eso no da para cubrir domingo, martes y jueves, los tres días que tiene 'Supervivientes' para arrasar en prime time. Por tal motivo, hay que crear más sufrimiento ajeno. Por ejemplo, liándosela a Sofía, a quien en un mes le han llevado a su novio, Alejandro Albalá, para que rompa con ella. Y ahora, a su ex novio, Hugo Paz, como nuevo como nuevo concursante. 

ADEMÁS: ¿Cuánto cobran los 'Supervivientes 2018'?

¿Y fuera? Pues fuera hay que hacer un poco de paripé para dar vidilla en plató. ¿Qué hacemos? Que Carmen Gahona y Oriana Marzoli, a quienes separan unos 40 años, se enzarcen en una pelea de quinceañeras. 

¿Si funciona esto? De momento, la media de 'Supervivientes 2018' supera el 24% de share y no parece que vaya a bajar el pistón. 

Cómo será la cosa que en esta quinta gala, abrazando un giro loco de los acontecimientos que ni el mismísimo Shyamalan, han colado en Honduras la trama de tramas: el concursante misterioso que ha defecado junto al campamento, y no ha confesado.

¿Podemos hablar de una mierda de programa? Sin duda alguna. Pero una mierda de programa que es tu programa, el mío y cada día el de más gente. 

JESÚS REDONDO

Fotos: Mediaset 

Ver resumen Ocultar resumen

No cesa la fuga de anunciantes que abandonan Gran Hermano por el caso Carlota Prada, la concursante que denunció haber sido violada en 2017 sin que los responsables del programa hicieran nada. Y Mediaset ha lanzado un comunicado en el que habla de "campaña de desprestigio".  Una campaña que, según la cadena que dirige Paolo Vasile, tiene culpables.

Ver resumen Ocultar resumen

Suma y sigue. Primero fue Fi Network y luego Carretilla (la marca de famosísimos espárragos) y Netslé. El caso Carlota Prado, concursante cuya presunta violación en la edición de 2017 investiga una juez, pasa factura a GH en 2019. En las últimas horas otras marcas ha retirado su publicidad del espacio que presenta Jorge Javier Vázquez.

Lo han anunciado en Twitter.

Primero, Postres Reina.

Páginas