La inadmisible escena de 'Sor Citroën' sobre la violencia de género

Hay películas que guardamos con cariño en la memoria colectiva. Películas que, sin embargo, no soportarían una revisión bajo la lupa de lo considerado como social y moralmente admisible en la actualidad

Hagamos la prueba con Sor Citroën (1967), mítica cinta del director Pedro Lazaga (1918, Valls - 1979, Madrid) que narra las aventuras y desventuras de la hermana Tomasa (Gracita Morales), una simpática monjita a bordo de su inconfundible Citroën 2CV

escena-de-sor-citroën

ADEMÁS:  7 películas franquistas aunque no lo parezcan que has visto en TVE

En la postrimería del franquismo, la imagen de una mujer (y encima monja) al volante de su coche era un reflejo de la España de época, que había comenzado ya su etapa más aperturista y liberalizadora. No obstante, es la misma monja que luego visita a una feligresa maltratada por su marido y le dice “si es que tú eres muy débil, te gusta que te peguen”. O peor aún: “Rosalía, tú has sido siempre muy locuela, ¿no será qué le provocas?”. 

Pasen y vean.

La pobre mujer llora desconsoladamente, ante la pasividad de la monja, mientras le enseña los moretones que tiene por todo el cuerpo y maldice el día en que se casó con ese hombre

sor-citroën-y-el-marido-maltratador-

ADEMÁS: ¿Qué películas le gustaban a Franco? 

Y luego sor Citroën, en lugar de ir a la comisaría a denunciar los hechos, va al mercado (el señor maltratador es pescadero) y, tras preguntarle por qué lo hace, éste responde lo siguiente: “Es una manirrota; no sabe guisar, no sabe coser, no sabe planchar... Y además… la miran”. Finalmente, ella se va, tras haberle regañado (un poquito), con un besugo bajo el brazo. 

Así eran las cosas entonces

Esa secuencia de Sor Citroën no deja de ser un reflejo de cómo se vivían los malos tratos hace cuatro décadas en nuestro país, cuando se miraba a otro lado ante este tipo de situaciones que se consideraban dentro del ámbito familiar.

sor-citroën-y-la-violencia-machista

ADEMÁS: 7 veces Franco: ¿qué actor ha interpretado mejor al dictador?

No fue de hecho hasta un 17 de noviembre de 1997 cuando se rompía con el tabú en el programa de Canal Sur presentado por Irma Soriano De tarde en tarde. A él acudía Ana Orantes, mujer maltratada, para hacer una narración dramática y llena de verdad sobre una vida repleta de violencia doméstica y de abusos. 

"Hoy me mata. Hoy es el último día de mi vida", anunciaba ella. Y así sucedió. Aunque su gesto sirvió de algo, ya que puso de forma ineludible el foco en un problema que ni la sociedad ni los medios de comunicación pudieron volver a evitar

Actualmente las cosas son diferentes. Y de Sor Citroën salvemos el inmenso trabajo de sus grandes intérpretes con Gracita Morales a la cabeza. Sus equívocas lecciones morales, no.

Cuarenta años han pasado desde el estreno de una película infinidad de veces repuesta en televisión y, afortunadamente, se ha progresado bastante en materia de violencia de género

¿Quién se imagina hoy en día algo así? 

DANIEL OLLER JORGE 

Ver resumen Ocultar resumen

Comparecía José María Aznar en el Congreso de los Diputados dentro de la comisión que trata la financiación irregular del PP y Gabriel Rufián acudió como interrogador luciendo una camiseta con un mensaje explícito. Recordaba la camiseta de Rufián a José Couso, cámara de Telecinco asesinado en Irak por el ejército estadounidense. Sucedió cuando cubría una guerra que Aznar, en contra de la inmensa mayoría de la opinión pública española (e, incluso, de su propios ministros), apoyó con aspavientos, pies encima de la mesa y reuniones en las Azores.

Ver resumen Ocultar resumen

Tal vez recuerde alguna lectora o algún lector (lo recordarán) que Jiménez Losantos hizo un llamamiento en su radio a poner bombas en cervecerías de Baviera y a tomar de rehenes a los alemanes que veranean en Mallorca como represalia a la negativa de la justicia alemana de no entregar a Puigdemont.

Las cosas de don Federico.

Páginas