Socialismo o barbarie: un lema clásico explicado a través de First Dates

En First Dates puede hallar el espectador o espectadora grandes encuentros que acaban en catástrofe. Y te echas unas risas, confesémoslo. El dating show de Cuatro funciona en cuanto a audiencia y perplejiza al más pintado porque hay personajes que parecen pura caricatura. Es el caso de un chaval con ínfulas de influencer (valga la cacofonía) y que rechazó a su pretendiente porque cogía el transporte público y no quería hacerse operaciones de estética.

Verlo para creerlo.

O tal vez se tratase de un aspirante a actor, en cuyo caso también le damos un 10 porque el repelús que provoca es mayúsculo.

Sea como fuere, en Twitter hay quien ha recuperado el momento (sucedido hace un año) y le ha añadido el lema: socialismo o barbarie.

Cuánta razón.

La secuencia es absolutamente surrealista.

Y el aspirante a influencer resume, efectivamente, la esencia del capitalismo idiota.

De ahí lo de "socialismo o barbarie". Frase acuñada por Rosa Luxemburgo basándose en un escrito de Engels y que luego daría nombre a un grupo francés de inspiración antiestalinista.

Hay que volver a los clásicos.

Y contemplar First Dates para comprobar hasta que punto este planeta está asomándose al abismo. Qué gente. Y luego, en fin, también es verdad, que resulta realmente divertido contemplar el grado de frikismo del que es capaz un ser humano. Todas y todos ¿eh? Que lo que vemos en la pantalla no deja de ser, en parte, un reflejo de nuestra enfermita sociedad.

Bueno, pues nada, que gracias a José Ángel por recuperar ese momento estelar de First Dates. Uno de tantas citas fallidas. El amor no es tan fácil. Y menos si buscas a alguien que no haya tomado el autobús en su vida. Tal vez el matrimonio Iván Espinosa de los Monteros/ Rocío Monasterio cumpla esa regla. De ahí que Jiménez Losantos los llame como los llama. En fin, seguiremos atentos a First Dates.

ADEMÁS: La conversación más facha que ha habido en First Dates

 

Ver resumen Ocultar resumen

Están aquellos concursantes que cerraron el capítulo de la fama y rehicieron su vida como la de cualquiera, con sus vaivenes y sus aburrimientos y sus angustias y su estreñimiento o diarrea, según toque. O sea, la existencia de toda persona humana (que diría un cura de la Conferencia Episcopal) y, por ejemplo, irse a vivir a Málaga y olvidar que saliste en la primera edición de Gran Hermano gritando "¡quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza! ¡QUIÉN!".

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Ver resumen Ocultar resumen

No cesa la fuga de anunciantes que abandonan Gran Hermano por el caso Carlota Prada, la concursante que denunció haber sido violada en 2017 sin que los responsables del programa hicieran nada. Y Mediaset ha lanzado un comunicado en el que habla de "campaña de desprestigio".  Una campaña que, según la cadena que dirige Paolo Vasile, tiene culpables.

Páginas