Series sobre política de ayer y hoy

No es mal modo de aprender a gobernar echar un vistazo a las series de televisión que han diseccionado el universo político a lo largo de los años. Las hay recientes pero también las hay producidas hace un tiempo porque, queridas niñas y niños, no todo lo inventó Netflix (ni HBO).

A lo que vamos.

¿Series de política?

Remontémonos a los años 80 para empezar.

1. Sí, (Primer) Ministro

Se emitió en la BBC entre 1980 y 1984. Humor británico en estado puro y también, en tono de sarcasmo, un fino análisis de los entresijos de la política. Margaret Tatcher admitió que no se perdía Yes, Minister y hubo segunda parte con Yes, Prime Minister y siguió triunfando hasta casi los años 90.

2. El ala oeste de la Casa Blanca

Un clásico creado por Aaron Sorkin con una visión de la política un tanto Disney (edulcorada) y un presidente de Estados Unidos repleto de idealismo y buenos sentimientos. De Martin Sheen a Trump hay un enorme trecho. En todo caso, una magnífica ficción televisiva con algunas lecciones políticas interesantes.

3. Boss

El lado oscuro del poder está dibujado en Boss, crudo retrato de un alcalde de Chicago bastante similar a un mandatario real que durante decenios gobernó una ciudad podrida de corrupción. Obra maestra sin paliativos.

4. Veep

Una comedia protagonizada por una vicepresidenta de Estados Unidos siempre al borde de un ataque de nervios. Aunque con Trump la realidad ha superado a toda ficción humorística, esta serie funciona como manual de lo que NO hacer si eres mandatario.

5. House of Cards

Vale que Kevin Spacey ha sido condenado al ostracismo por sus actividades absolutamente inadecuadas con el prójimo pero House of Cards sigue siendo una gran serie sobre la política y sus abyecciones. Al César lo que es del César.

6. Borgen

Una fabulosa serie danesa que sirve como manual para el pacto político que tendría que aprenderse obligatoriamente toda la clase política. ¿Puede resultar entretenida una serie sobre políticos daneses negociando? Pues sí. Es trepidante.

7. Juego de tronos

Y luego está el sentido shakesperiano de la política entendida como la exterminio del adversario, muy lejos del pactismo de Borgen, una cosa escandinava y civilizada. Juego de tronos enseñó a Pablo Iglesias pero Pablo Iglesias luego tuvo que verse Borgen para que Íñigo Errejón y los anticapis no le volvieran loco, cada uno con lo suyo.

ADEMÁS: Si recuerdas todas estas series de los 80, realmente sabes MUCHO de televisión

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Ver resumen Ocultar resumen

Que Cuba sigue siendo material inflamable en lo político resulta evidente viendo las reacciones al estrreno en Netflix de La red avispa, una película que relata la peripecia de un grupo de espías procedentes de la irreductible isla caribeña (patria de Martí) infiltrados en los ambientes anticastristas de Miami. Se basa en un hecho real ocurrido en los años 90.

Ver resumen Ocultar resumen

Ser uno de los directores y productores ejecutivos de una de las mejores comedias del siglo XXI, Curb your enthusiasm, para que todo el mundo te acabe recordando como un maldito meme. 

Es triste, ¿verdad?

Pues es lo que le pasa a Robert B. Weide desde 2015. Ahora, en los últimos meses, su nombre y la sintonía que todo el mundo asocia con solo leer o escuchar su nombre, se ha multiplicado en Twitter. Y es que en la red se usa ese meme para cerrar vídeos vergonzantes o inesperados. 

Páginas