Risto Mejide vuelve a dividir opiniones con un tuit sobre Puigdemont

Risto Mejide es un especialista en generar debate tuitero. Es lo que tiene contar con 2,86 millones de followers en Twitter, que todo lo que dices llega a más público que el 98% de programas de la actual televisión en abierto

Si a esta tremenda audiencia, le sumamos un Risto Mejide que opina de todo y de todos, la polémica está servida (para nuestro deleite). 

Y es que, cuando el encontronazo con el taxista de Madrid aún está calentito, el publicista se ha vuelto a meter en otro jardín. Y no en uno cualquiera, sino en el jardín del procés. Obviamente, los tuiteros se han lanzado con todo lo que tenían a por él. Bien para aplaudirle, bien para criticarle. Para eso se inventó Twiiter, ¿no?


ADEMÁS: El taxista grabado carga contra Risto y no descarta acciones legales

"Voy a suspender lo que os voy a decir antes de que os diga lo que suspendí que os dije" #BerlangaStyle #Puigdemont

Y eso que el tuit en sí era más paródico que otra cosa. Sí es cierto que en el fondo es un palito a Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat, y claro, opinar en Twitter, aunque sea con broma intermedia, tiene consecuencias. 

De momento, 1.500 retuits y más de 3.500 me gustas coronan el mensaje, pero son los comentarios los que han hecho que los oídos de Risto Mejide le piten como si estuviera junto a los altavoces en un concierto de Metallica. 











ADEMÁS: El invitado que sacó de quicio a Risto Mejide y con el que se ensañó

A pesr de ello, y como es habitual en él, Risto se dedicó a retuitear algunas de esas respuestas. Ojo, de las malas. 

Y es que, nos guste o no, si algo hay que aplaudir a Risto Mejide es su capacidad para reírse de todo y de todos, empezando por sí mismo. Gente así es la que da vidilla a esto de Twitter. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Problemas del primer (y privilegiado) mundo

Ver resumen Ocultar resumen

¿Hay que hacer caso de su teoría? Qué va, qué va, qué va... 

Ver resumen Ocultar resumen

En esta semana en la que España camina irremediable hacia otro confinamiento, el rey emérito muestra su solidaridad con algunas amistades y algunos políticos se dedican a sembrar el odio entre ciudadanos, en vez de hacer política, no está de más sacar una sonrisa de donde se pueda

Páginas