¿Qué opina la gente del salario emocional? "Pagaré la hipoteca con besitos"

Tras sugerir a la ciudadanía que comparta piso, que coma potitos o comida caducada o incluso que cambie sus vacaciones por unos días vendimiando, el último invento neoliberal llega de la mano del salario emocional 

El término viene a valorizar el hecho de que tener un salario precario y unas condiciones indignas en Europa, los trabajadores españoles son felices por los intangibles de algunos empleos. Suponemos que se refieren a las horas extras no pagadas, las deficientes condiciones o los contratos temporales. 

Pues bien, en 'El Intermedio' han querido pulsar la opinión de la ciudadanía y se han echado a la calle con su 'Encuesta manipulada'. 

Así, aunque en tono de broma y con alguna que otra sobreactuación, las confesiones de los intervinientes son exageradas pero reconocibles para demasiada gente

ADEMÁS: El duro mensaje de Wyoming a Vox (a propósito de las violaciones)

"Hace 40 años que soy becaria. Mi jefe todavía no me ha pagado y me dice que soy como de la familia. ¿Qué más puedo pedir?", afirma una mujer. 

Por su parte, una trabajadora más joven asegura que "no llego al salario mínimo interprofesional, pero tengo comisiones. Por cada venta que cierro, me llevo un abrazo". Incluso está quien no llega a 1.000 euros "pero mi jefa ya me ha dado 1.000 likes en Facebook". 

¿Y qué pasa con las hipotecas? Nada de nada. "Mi sueldo es una mierda pero como tengo mucho salario emocional le he dicho al del banco que le voy a pagar en besitos". 

ADEMÁS: La primera en la frente: Rosa Díez la lía socialista en un acto del PP

Es más, para los autónomos también hay solución: "me doy cariño a mí mismo". Y es que, con el salario emocional, ser feliz está más cerca. Más cerca de la precaridad, en concreto. 

Fotos y vídeo: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Una vez más, y ya son unas cuantas, los periodistas, meros transmisores de la realidad, sufren los atropellos de unos cuantos energúmenos. 

En este caso, ha sido un equipo de Cuatro al Día, encabezado por Rocío Cano, el que ha sido agredido en su visita a Lleida. Una ciudad que vuelve a estra confinada, por culpa de un rebrote que afecta ya a 1.715 personas y que tiene a los vecinos más nerviosos que en la anterior cuarentena. 

Páginas