Aunque no te lo creas, David Muñoz se comió esto

"Pato 100%. Duck feast 100%. Ugly delicious?"

David Muñoz ha compartido en redes sociales una de sus tantas aventuras gastronómicas por el mundo. En esta ocasión, el elegido fue el restaurante Noma 2.0 en Copenhague, considerado el mejor del mundo en 2010, 2011, 2012 y 2014. 

Allí, el chef de DiverXO se dejó llevar por otro genio gastronómico como René Redzepi, otro referente del ramo e innovador donde los haya. Una innovación que le lleva a presentar platos que, por muy buenos que estén, no es que entren por los ojos precisamente. 

ADEMÁS: Críticas al último plato de David Muñoz en DiverXO y recuerdo a los 'pezqueñines' 

Al menos es lo que se desprende de las fotos que compartió David Muñoz en redes sociales. Básicamente, el chef madrileño se comió la pata y el pico de un pato, como entrante, y remató con las alas del propio pato. Y ojo, no hablamos de alas al estilo pollo, sino alas a pelo. O a pluma, mejor dicho. 

David Muñoz sabe que para ser el mejor en lo suyo (ahora mismo está considerado el tercer mejor cocinero del mundo) debe probar de todo y cumple con esta máxima. Ahora, parece que sus seguidores no se han tomado tan bien las fotos que ha compartido. 

ADEMÁS: La peor crítica al restaurante de David Muñoz en Londres

Por un lado, los animalistas, le han criticado el poco tacto que se ha tenido con el pato. Por otro, los que directamente han tachado de "asco" o "desagradable" la suculenta comida.

Está claro que haga lo que haga David Muñoz, siempre genera polémica. Así las cosas, el chef optará por hacer lo que ha hecho siempre, lo que le viene en gana. Mal no le ha ido, visto lo visto. 

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

¿Recuerdan aquel anuncio de compresas en el que una señorita se preguntaba que a qué olían las nubes? Sí, nos referimos a este:

¿Aquel de productos de higiene íntima femenina que también protagonizó Silke (ay, ¿pero qué fue de Silke, por cierto?)?

Ver resumen Ocultar resumen

Relación interesada entre su renovación y Rosa María Mateo

Páginas